Adrenalina al tope en cuatro aventuras a una hora de Santiago

Las imponentes montañas y un río torrentoso abren la posibilidad para los deportes extremos, como rafting, paintball, parapente y canopy.

rafting550

Para estar en contacto con la naturaleza y vivir emociones extremas en el centro de Chile no es necesario viajar grandes distancias y pagar el alojamiento muy lejos de su ciudad capital, Santiago.

A sólo una hora en vehículo hacia el sureste de la metrópolis está el Cajón del Maipo, un valle también conocido por sus vinos, que cuenta con todas las condiciones para que los niveles de adrenalina suban al máximo.

Rafting

Hasta nueve personas caben en un bote inflable para hacerle frente a las aguas del furioso río Maipo. Instructores enseñan los pasos a seguir antes del descenso, pero al fin y al cabo es sólo el ingenio el que mantendrá a flote la embarcación.

Chilerafting tiene sus oficinas en el Cajón del Maipo. A cuatro años de su creación, atiende alrededor de 80 turistas cada fin de semana, a tarifas que oscilan entre US$ 32 y US$ 46.

Paintball

Es requisito de seguridad vestirse con máscaras y trajes de camuflaje para entrar en combate con granadas de humo y metralletas cargadas de pintura. Padres se enfrentan a sus hijos, empleados a sus jefes y valientes a temerosos.

Se trata de un juego relativamente barato en Chile en comparación con otros países. Geoaventura cobra hasta US$ 22 por sesión.

Parapente

A 35 minutos de Santiago, en el sector de Las Vizcachas, es posible desafiar un acantilado de 1.000 metros y adueñarse del espacio aéreo. Las empresas Parapente Andino y Geoaventura responderán con gusto cualquier pregunta relativa a la seguridad de estos breves viajes.

Canopy

Atravesar las copas de los árboles a una velocidad de hasta 60 kilómetros por hora es un pasatiempo único, que brinda la posibilidad de conocer lugares de interés natural que de otra manera nunca sería imposible de apreciar.

La ruta que ofrece Hacienda Los Castaños cruza el río Maipo y alcanza una altitud de 360 metros. El canopy puede ser un pasatiempo familiar, aunque se aconseja prestar mucha atención a todas las precauciones de seguridad. Los viajes tienen un costo de US$ 12.