Chile es el décimo país con menor riesgo financiero en el mundo

Ranking midió las probabilidades de caer en cesación de pagos en más de 60 naciones en un horizonte de cinco años.

riesgo550

La consultora internacional CMA situó a Chile entre los 10 países con menores probabilidades de caer en cesación de pagos (default) en un horizonte de cinco años al cierre del primer trimestre de 2011.

Así lo informó el diario La Tercera, que explicó que la firma puso a la nación sudamericana en su mejor ubicación en al menos una década luego de analizar los credit default swaps (CDS) o seguros contra quiebras de 63 estados.

La probabilidad de Chile de caer en default es de 4,3% y los CDS en el primer trimestre promediaron 66,2 puntos”, detalló la publicación.

Las mejores ubicaciones correspondieron a Noruega, con una probabilidad de default de 1,6%, Suecia (2,5%), Finlandia (2,6%), Suiza (3,1%), Holanda (3,4%), Dinamarca (3,4%), Hong Kong (3,7%), Estados Unidos (3,7%) y Alemania (4%).

Chile desplazó en el ranking a Australia y superó a países desarrollados como Inglaterra y Francia. También se ubicó bastante posiciones más arriba en la lista que otros latinoamericanos, como Panamá (18), México (23), Colombia (25) y Brasil (27)”, agregó.

Desde el Ministerio de Hacienda, el coordinador de Finanzas Internacionales, Ignacio Briones, aseguró que “Chile entra a estas grandes ligas, comparándose favorablemente con países como Noruega, Suiza y Finlandia. Esta noticia reconoce las buenas perspectivas económicas de Chile, su sólida conducción económica durante el año pasado, incluyendo su capacidad para recuperarse rápidamente a un shock de la envergadura del terremoto de febrero de 2010”.

También consultado por La Tercera, el economista de Goldman Sachs Alberto Ramos dijo que Chile “tiene una vulnerabilidad baja, con una deuda fiscal y externa bajísima y es una economía muy bien manejada, por lo cual la probabilidad de caída es bajísima”.

En Morgan Stanley, el economista Luis Arcentales recordó que Chile ya completa casi una década con una regla fiscal estructural que ha beneficiado a las cuentas fiscales y el país tiene activos en reserva y una deuda muy baja.

“En ese contexto, no es sorprendente. A pesar del abultado gasto de los últimos años, por la crisis y la reconstrucción, las autoridades siguen mandando señales con respecto a la estabilidad fiscal y la prudencia”, sentenció.