Chile muestra su faceta más sustentable en las ferias del mundo

Pabellones informarán sobre huella de carbono de sus expositores para luego implementar medidas de mitigación.

prowein550

Un innovador diseño que de ahora en adelante lucirá las bondades del país en los principales recintos feriales del orbe estrenó Chile en Alemania con motivo de la Prowein 2011, que congregó en Alemania a las principales regiones productoras de vino de todo el mundo.

La presentación, elaborada por los jóvenes profesionales locales Nicolás Lipthay,  Diego Aigneren, Macarena Aguilar y Rodrigo Alonso, representa un soporte único y transversal a todas las industrias, que le dará al país un valor agregado al mostrarse internacionalmente.

Simultáneamente, Chile contabilizará los gases de efecto invernadero emitidos por las empresas participantes a lo largo de la cadena productiva y de distribución en las ferias de alimentos, vinos y bebidas, para luego neutralizarla a través de proyectos desarrollados en Sudamérica.

Desarrollada entre los días 27 y 29 de marzo, la Prowein 2011 tuvo 3.600 expositores de más de 50 países. Se trata de la primera feria anual especializada en la industria vitivinícola y ya se ha consolidado como una actividad que trasciende el mercado alemán, tendencia que se ha visto reflejada en la fuerte presencia de empresarios de Europa del Este, mercado clave para la industria nacional.

Lo anterior, está graficado en la gran presencia de viñas nacionales que llevaron a Düsseldorf lo mejor de su oferta. Cuarenta y tres de las mejores y más prestigiosas casas del vino de Chile dijeron presente en este espacio de concreción de negocios en el que el país participa desde hace más de 20 años y que hoy es punto fijo en el calendario de ferias de ProChile y del plan de marketing de la mayoría de las viñas nacionales.

Alemania, país anfitrión del evento, registró en 2010 importaciones de vino embotellado estimadas en US$ 1.754 millones, con Italia, Francia y España como sus principales proveedores. Chile, en tanto, se posicionó como octavo proveedor, registrando ventas por US$ 38 millones.

Pese a la importancia de este mercado específico, lo que motivó a Chile para presentar su nueva imagen en el contexto del evento, es que Prowein se ha convertido en la plataforma de negocios hacia la Unión Europea en su conjunto y Chile es su principal proveedor no comunitario de vino embotellado, con el 26% del total importado por la UE fuera de sus fronteras.