Tras exitoso debut, Lollapalooza Santiago asegura edición en 2012

Presentaciones de alto nivel, vida familiar y respeto al medio ambiente de los 100 mil asistentes marcaron la tónica del evento.

lolladom550

Alrededor de 100 mil personas en un festivo ambiente familiar congregó el festival Lollapalooza Santiago 2011, que por primera vez en sus 20 años salió de las fronteras de Estados Unidos, con casi 60 artistas repartidos en cinco escenarios.

El mentor de la iniciativa, Perry Farrell, calificó la experiencia en Chile como “mágica, casi mística”, por lo que aseguró la continuidad de la fiesta de música rock, pop, hip hop y electrónica en abril de la próxima temporada, nuevamente en el parque O’Higgins, ubicado en el centro de la capital.

Sí. Lo haremos aquí otra vez. Amo esto. Quiero volver y quiero hacerlo también en otros países. Lo bueno de todo este proceso es que cuando el próximo año llamemos a estos músicos o a otros, van a mirar en internet lo que pasó en Chile en 2011, y no dudarán en sumarse”, dijo al diario local La Tercera el también líder de Jane’s addiction.

Su banda, uno de los máximos referentes del rock alternativo, fue uno de los puntos altos de la muestra artística, así como Cypress hill, Deftones, The flaming lips, Ben Harper y Devendra Banhart, además del aporte de los solistas y conjuntos locales.

Estimaciones de prensa cuantificaron en 7.000 los extranjeros a juzgar por las banderas y los acentos que se vieron y escucharon entre el variopinto público: Estados Unidos, México, Venezuela y Ecuador marcaron presencia en el Lollapalooza Santiago.

La versión chilena del festival también marcó un hito con sus actividades para niños concentradas en el escenario Kidzapalooza, que permitió la asistencia de familias completas.

El cuidado del medio ambiente fue otro elemento diferenciador del encuentro, que tuvo exhibición de iniciativas sustentables, productos confeccionados con material de desecho y un ejército con cientos de recolectores que separó la basura para su posterior reciclado.