Edgardo Marín: lo mejor y lo peor del fútbol chileno

De el “Imperio de las Universidades” y el ”Ballet Azul” a la era Bielsa, el periodista deportivo hace un repaso por lo más destacable del deporte popular en Chile.

edgardomarinlista

Edgardo Marín es uno de los más respetados cronistas del fútbol chileno. Autor de varios títulos acerca del deporte, como La historia de los campeones (1991) y La roja de todos (1985), y Premio Nacional de periodismo deportivo en 1993, Marín actualmente reflexiona sobre el balompié nacional cada miércoles desde su columna en El Mercurio.

 

A razón del 78° aniversario del fútbol profesional chileno, conversamos con don Edgardo sobre el sufrido pero apasionante camino del deporte popular.

 

P- ¿Qué hitos se destacan dentro del fútbol profesional chileno?

 

R- Antes que todo su fundación, que es el reconocimiento formal de un hecho: el amateurismo no existía desde mucho antes de 1933. Los jugadores cobraban por jugar, pero no había forma de exigirles rendimiento. Incluso extranjeros venían a Chile a jugar por la paga.

 

Otro hito que hayque recalcar só o sí es es la campaña del húngaro Francisco Platko con Colo Colo en 1941, al que hizo campeón invicto. En ese momento Chile entró en el camino del “fútbol de marcación”, actualizándose tácticamente. La estrictez de las marcas generó a los hábiles delanteros que aparecieron en los 50’.

 

No hay que dejar de mencionar el proceso de profesionalización de Fernando Riera entre 1958 y 1962. La disciplina, la seriedad y limpieza de los procedimientos, el refresco de los conocimientos técnicos y tácticos, marcan un antes y un después.

 

Otro periodo muy recordado es el llamado “Imperio de las Universidades”, entre 1961 y 1969, con el protagonismo de las Universidades de Chile y Católica y la hegemonía del “Ballet Azul”, llevó al fútbol a la consolidación como el gran espectáculo de masas que llegó a ser.

 

P- ¿Y en fútbol más actual?

 

R- Sin duda la obtención de la Copa Libertadores por Colo Colo en 1991. El trabajo del croata Mirko Jozic, férreamente apoyado por el directorio del club, consiguió en sus jugadores concentración y continuidad, condiciones difíciles de conseguir en un medio de bajo nivel profesional.

 

Más actual, habría que rescatar el período de Marcelo Bielsa al frente del seleccionado para el Mundial de 2010, en el que se rescató el discurso de Fernando Riera, con énfasis en la recuperación de la disciplina –nuevamente extraviada en la selección mayor y en las menores- y un estilo de juego basado en el ataque, algo escasamente ensayado por los equipos chilenos.

 

P- ¿Cuál ha sido el mejor momento del fútbol  nacional?

 

R- Los años 50 fueron espectaculares para el fútbol y para todos los deportes. Es entonces cuando se produce la consagración popular del deporte. En 1950 Chile participa en el Campeonato Mundial de Fútbol, en Brasil, con una lucida actuación. En 1953 se titula campeón Colo Colo con el aporte de los hermanos Robledo, llegados este año desde su residencia en Inglaterra, y a Jorge se le atribuye haber revolucionado la manera de jugar el puesto de centrodelantero y, en lo demás, su comportamiento verdaderamente profesional.

 

En 1955 Chile taimbién es subcampeón sudamericano en el torneo jugado en Santiago, con Enrique Hormazábal máximo goleador. En 1956 repite en Montevideo, nuevamente con Hormazábal scorer. En 1958 comienza el Plan Riera con vistas al Mundial de 1962.

 

Curiosamente, en los 50 se registran también momentos de resonantes fracasos: 1954, con la eliminación en la clasificatoria para el Mundial de ese año; en 1956, la malísima actuación en el Panamericano de Fútbol de México; en 1957, la eliminación para el Mundial de 1958.

 

P- El fútbol chileno también sabe de decepciones y derrotas, ¿cuál ha sido el peor momento de nuestro fútbol?

 

R- Por lejos, la actuación de 1989 en la clasificatoria al Mundial de 1990, proceso en el que se llegó a las máximas expresiones de malas artes en un clima de gran aspereza. La actuación demencial del arquero Roberto Rojas, autoinfiriéndose una herida en el rostro, es el capítulo más negro de toda la historia.

 

P- En si opinoón, ¿cuál ha sido el personaje más importante del fútbol profesional chileno?

 

R- En mi opinión debería ser Fernando Riera, que tomó al fútbol en un momento lamentable después del castigo a todo el plantel seleccionado por la indisciplina del sudamericano de 1957 para llevar a todo el fútbol a nuevos moldes de disciplina y profesionalismo.