Fútbol de pantalón largo

Por Julio Salviat W.*

ferrobadminton

Al independizarse de la Federación Sportiva Nacional, bajo cuya tutela el fútbol asistió a los campeonatos sudamericanos de Buenos Aires (1916) y Montevideo (1917), el balompié capitalino había sobrepasado al de Valparaíso.

El pretexto para que el organismo máximo se instalara en Santiago se produjo en 1922, cuando fue castigada la mayoría de los integrantes de la selección que participó en el campeonato sudamericano en Río de Janeiro.

El campeonato nacional se disputaba regularmente desde 1912. El primer ganador fue Antofagasta.

A mediados de los años 20, se produce una escisión en Magallanes F.C., uno los clubes más antiguos del país, y nace el Colo Colo F.C., que muy pronto se transformaría en el más popular y glorioso de Chile.

Un año después de su fundación, ocurrida el 19 de abril de 1925, Colo Colo aún estaba invicto en el país. Antes de cumplir su segundo aniversario su equipo estaba embarcado en el vapor “Venezuela”, que zarpó el 3 de enero de 1927, para realizar una ambiciosa gira por América y Europa.

El equipo chileno se presentó en Ecuador, Cuba y Ciudad de México con balance de 13 victorias, un empate y dos derrotas. En España disputó 14 encuentros, de los que ganó siete, empató tres y perdió cuatro. En Portugal celebró dos victorias y lamentó un contraste. Por entonces, las giras llevaban su tiempo. En 1933, Audax Italiano jugó 56 partidos en tres meses, empezando en Perú y terminando en Estados Unidos. Ganó 37, empató 8 y perdió 11.

Si Colo Colo ya había ganado enorme popularidad en Chile por su estilo de juego revolucionario y su inalterable corrección, un accidente ocurrido el 3 de mayo de 1927 en Valladolid elevó su fama: el capitán del equipo, David Arellano, fue trasladado de la cancha al hospital y falleció de “peritonitis traumática”.

La fama internacional ya estaba ganada. Y la imagen de su capitán muerto en lucha se iría agigantando y perpetuarse hasta hoy en el luto de la camiseta blanca.

La popularidad también se mantiene, alentada por la casi totalidad de los campeonatos ganados en los tiempos del amateurismo y los innumerables títulos logrados en la era profesional, aparte del gran galardón conseguido en 1991 cuando se quedó con la Copa Libertadores de América, el equivalente sudamericano de la Liga de Campeones europea.

Pocos clubes en Chile (y en el continente) tuvieron tanta popularidad y tantas posibilidades de crecimiento. Y pocos dilapidaron tan desaprensivamente un capital de esa envergadura. En enero de 2002 Colo Colo fue declarado en quiebra y en junio mantenía el giro, a cargo de un síndico, con el único propósito de encontrar buenos compradores para sus escasos activos.

La imagen es parte de las colecciones de la Biblioteca Nacional y está disponible en www.memoriachilena.cl