Esquí para niños en Chile

La entretención y seguridad de los más pequeños es un tema prioritario en los distintos centros invernales del país, los cuales cuentan con profesionales que se dedican a enseñar lo indispensable de esta disciplina, de manera tal de enfrentar el primer descenso en la montaña.

Los centros invernales del país cuentan con el personal y la infraestructura adecuada para el trabajo con los menores
Los centros invernales del país cuentan con el personal y la infraestructura adecuada para el trabajo con los menores

Aunque los centros de ski en Chile cuentan con desafiantes pistas en las faldas de Los Andes, no son exclusivas para los adultos y los esquiadores más expertos.

Centros como El Colorado, Valle Nevado, La Parva y Portillo también son ideales también para aprender a esquiar en distintos niveles de experiencia. Ya sea mediante clases grupales o individuales, los resorts en las cercanías de Santiago ofrecen una gran oportunidad familiar para recorrer las majestuosas montañas de los Andes.

Escuelas de esquí 

La mayoría de los centros invernales de Chile cuenta con escuelas especialmente acondicionadas para enseñar a los más pequeños. Así por ejemplo en el El Colorado  existe la Mini Escuela el Colorado, la primera de Chile, que trabaja con niños desde los tres a los 11 años.

Para llevar a cabo esta tarea de aprendizaje, se selecciona a los niños de acuerdo a detalles técnicos, dividiéndolos entre aquellos que jamás han esquiado hasta aquellos que ya suben por telesillas a las pistas verdes entregando un aprendizaje divertido, eficiente, rápido y seguro.

Con el objetivo de entregar seguridad tanto a los menores como a su padres, el personal de  la escuela es de primer nivel, contando además con la infraestructura adecuada ya que dispone de un andarivel propio y con un amplio y exclusivo terreno cerrado y al cual acceden sólo los niños y los monitores. Un día en la Mini Escuela cuesta $37.000 pesos chilenos (US$79), con almuerzo incluido.

También existe la Mini Escuela de Los Zorros, cuya oferta incluye un exclusivo jardín de nieve y pistas especializadas para el aprendizaje de los menores, que son guiados por personas perfectamente entrenadas y capacitadas para esos fines. Además y como parte del curso, los niños tienen derecho a un almuerzo en el Restaurante el Andinista.

En Farellones en tanto se encuentra la Mini Escuela Farellones que atiende a niños de entre cinco y 10 años y en la cual los niños aprenden a esquiar a través de juegos y ejercicios, en un ambiente cálido, familiar y entretenido.

Por su parte, en La Parva  los niños también pueden disfrutar de las emociones propias del esquí, de la mano de un grupo de profesionales, quienes trabajan con niños de seis a 12 años dividiéndolos por colores luego de determinar el nivel de avance de cada uno de ellos, de forma tal de entregar una enseñanza personalizada y efectiva.

Así, los principiantes son equipados con el color rojo, mientras que el amarillo se utiliza para niños que son capaces de girar cuña en pistas verdes y suben andariveles de arrastre. El verde en tanto, lo ocupan los menores capaces de realizar paralelos en pista. Por último el azul es para quienes esquían en paralelo, se inician en pistas rojas y en telesillas. La clases grupales tienen un precio de $50.000 pesos chilenos (US$107), mientras que las lecciones privdadas cuestan $150.000 pesos chilenos (US$320).

Valle Nevado tampoco es la excepción. En el Jardín de Nieve la seguridad y la entretención de los niños de entre cuatro y siete años es el objetivo primordial del servicio. Para ello, el jardín cuenta con instructores profesionales especializados en el trabajo con menores, con lo que se consigue un rápido y lúdico aprendizaje, adaptándose a  la nieve y los andariveles con total confianza.

Para recibir estas clases los más pequeños deben asistir con equipo completo: esquí, botas, tenida térmica, anteojos o antiparras que protejan sus ojos, guantes o mitones y crema con protección factor UVB. La jornada completa incluye el almuerzo.

Por último, Portillo cuenta con Kids Camp’s, donde se trabaja con niños de cuatro a seis años a través de un sistema de clases privado. A partir de los siete años, los niños pueden integrarse a las clases grupales, mientras que para el snowboard se requiere ser mayor de 13 años.

A diferencia de los otros centros para niños, en los Kids Camp’s la jornada completa no incluye almuerzo. Al término del día, es responsabilidad de los padres retirar a sus hijos.

Juegos 

Los juegos en la nieve son otra de las opciones que se ofrece en los centros invernales para que los niños puedan interactuar con la naturaleza.

En la escuela de Farrellones los pequeños pueden entretenerse creando “monos” de nieve, jugando en los resbalines y con el iglú, espacios que además les permiten hacer amigos con los que compartir un grato momento. Para tranquilidad de los padres, el lugar está cerca de uno de los resturantes de Farellones, donde se podrá ubicar y mirar desde la terraza como los pequeños progresan en el esquí y se entretienen.

En la Parva en tanto, los niños podrán esquiar en compañía del Yeti, un cariñoso y agradable personaje que es la mascota del lugar y al cual lo rodea una entretenida historia que los menores podrán conocer una vez lleguen al lugar.

En Valle Nevado, los niños además de las tradicionales competencias y entretenciones de la nieve, pueden acceder al rincón Kids Zone, donde podrán disfrutar del Nintendo Wii y las mejores películas en una sala de cine reservada sólo para ellos.