Recorriendo los mejores restaurantes de Santiago: “Boragó”

Este es el segundo reportaje de una serie de tres en los que se da una mirada a aquellos lugares que han contribuido, con sus logros y calidad, al ascendente ritmo del sector gastronómico de la capital chilena.

boragokitchen

- Puerto Fuy: un clásico de pescados y mariscos de siete años de edad, donde las técnicas modernas de la cocina francesa se encuentran la cocina tradicional chilena.
- Europeo: el punto de partida” de la revolución culinaria de Santiago.

 

Costa, valle y cordillera forman parte de la carta en “Boragó”, gracias a lo que su dueño y chef Rodolfo Guzmán llama “una cocina de producto”.

 

En el fondo, se trata de una filosofía que ofrece una cocina expresiva y genuina en la que es posible encontrar lo mejor de cada zona de Chile. “Nos hemos dedicado a viajar alrededor de todo el país en busca de las mejores materias y tomando los productos propios de cada zona, trasportándolos acá”, explica el propio Guzmán.

 

Si bien la filosofía puede ser importante a la hora de intentar ser fidedigno con el sabor, trayendo –por ejemplo- las bayas de la Patagonia, los peces de Isla de Pascua, las hierbas de las laderas de las montañas de Santiago, la papa bruja de Chiloé o el queso de Chanco, en la comida ancestral el principio pasa a ser casi ritual: la comida es tan fiel como su espíritu.

 

Es así, entonces, que la carta del “Boragó” debe ser una de las más dinámicas de las existentes en Santiago, siendo con ello también una forma poética de recrear las sorpresas que ofrece Chile al visitante.

 

Con estudios en bioquímica, Rodolfo Guzmán posee un especial talento para la mezcla lo que se aprecia en la exacta combinación de un conocimiento enciclopédico de los recursos naturales de su tierra natal con la formación en algunas de las mejores cocinas de España. Guzmán crea la alimentación de una belleza extraña, un sabor vivo y una creatividad vertiginosa.

 

Cuatro años y varios premios después de abrir su restaurante, Guzmán se mantiene claro en sus objetivos. “Queremos darle a la gente una experiencia”, dice. Hoy en día, Borago no sólo es un taller para explorar las posibilidades de sabores únicos de Chile, es también un campo de entrenamiento internacional. En el último año, los chefs han venido de toda América Latina, Estados Unidos y Europa para conocer los sabores únicos disponibles en la franja suroeste de las Américas.

 

Como él mismo ha dicho, su objetivo fue crear un restaurante único en el mundo. Lo que ha hecho es crear un restaurante que es a la vez vanguardista y profundamente respetuoso de su origen. Eso sí: un restaurante que sólo podría existir en Chile.

 

Especialmente recomendables son sus cursos de degustación en los que es posible conocer y vivir  los sabores, olores y texturas del desierto, los mapuches, el valle central o la Patagonia. La idea de Guzmán es entender por qué los sabores recogen las características que los constituyen y cómo en cada lugar reciben su propio tratamiento.

 

Con un huerto prodigioso ubicado en el propio restaurant, Guzmán profundiza la inclinación a lo natural y a las posibilidades de recrear de la manera más fidedigna los sabores de Chile en su comida.

 

“Boragó” es un fiel reflejo del espíritu de Guzmán. Apasionado por lo que hace, busca entregarle a los comensales una experiencia completamente diferente. Por ello, vive constantemente transitando por sabores nuevos, con la finalidad de conceder sensaciones desconocidas a quienes visitan este muy recomendable lugar de Santiago.

 

Para contactar Boragó o hacer una reserva:

Av. Nueva Costanera 3467, Santiago.

info@borago.cl

0056 (0) 953 8893

Esta entrada también está disponible en Inglés