Chile se organiza para ir en ayuda de los damnificados del terremoto

Duplicando la meta, los chilenos donaron US$ 60 millones durante el maratónico programa televisivo Chile Ayuda a Chile, en el que animadores, empresarios y periodistas levantaron el espíritu de la nación. La acción se sumó a otras iniciativas solidarias que se multiplicaron a lo largo del país.

550x290teletonx

En una jornada histórica los chilenos donaron US$ 60 millones durante el maratónico programa televisivo Chile Ayuda a Chile, duplicando así la meta que se habían impuesto los organizadores. Fueron 25 horas de transmisión ininterrumpida en la que participaron animadores, artistas, deportistas, empresarios y periodistas para levantar el espíritu de los chilenos y recaudar fondos para la reconstrucción tras el terremoto.

La catástrofe que sacudió a Chile la madrugada del sábado 27 generó en sus habitantes un auténtico deseo de colaborar con los damnificados. Los recursos recaudados durante el programa de TV Chile ayuda a Chile que contó con la presencia del cantante colombiano Juanes, el animador Mario Kreutzberger, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, la Presidenta Michelle Bachelet y el Mandatario electo, Sebastián Piñera, entre otros, serán destinados a la construcción de viviendas de emergencia.

Golpeados por las imágenes de devastación y del posterior saqueo que exhibían los canales de TV, muchos chilenos reaccionaron y comenzaron a idear formas de cooperar con las víctimas del sismo. En pocas horas se multiplicaron las iniciativas de solidaridad a lo largo del territorio.

La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) en conjunto con ministerios, municipalidades y voluntariado organizó la recolección de alimentos, ropa, víveres y artículos de aseo que fueron trasladados vía aérea a la zona de la catástrofe. Asociaciones de damas apadrinaron localidades afectadas. Grupos de surfistas se organizaron y comenzaron a recolectar comida y medicamentos para enviar a las mismas localidades costeras de la región del Maule donde hace unos días solían buscar olas y que ahora se vieron dañadas por el sismo y el posterior tsunami.

Las empresas privadas también reaccionaron. Como medida compensatoria por las fallas estructurales de sus edificios, algunas de las constructoras ofrecieron la devolución del dinero invertido por los moradores o la posibilidad de mudarse a otro edificio. En tanto, algunas de las empresas de telecomunicaciones cuyo servicio se vio temporalmente interrumpido por el terremoto, retribuyeron a sus clientes de las zonas afectadas con minutos en llamadas y mensajes de texto adicionales.

Frazadas y donación de agua

El BancoEstado postergó por 60 días los pagos de créditos de consumo y por seis meses el pago de dividendos hipotecarios a sus clientes de las regiones del Maule y Bío Bío, soluciones similares ofrecieron otros bancos del mercado. Algunas farmacias enviaron medicamentos gratuitos a las zonas más afectadas y empresas de retail donaron canastas solidarias, alimentos y frazadas, además de dinero en efectivo.

A la amplia disponibilidad de maquinaria para remover escombros se sumó la ayuda de firmas como AguaLate, firma que a través de sus redes sociales indicó que “excepcionalmente toda la venta de las próximas dos semanas se transformarán en donación de agua para los damnificados en la Zona de Catástrofe”. ¿El objetivo? Alcanzar 20.000 botellas que serán trasladadas por la Cruz Roja Chilena.

La compañía Estrategia y Diseño lanzó el sitio www.EmergenciaChile.info un agregador que indexa todo el contenido de prensa, Twitter y Flickr, y lo ordena por región y ciudad. De esta manera se consigue información precisa sobre todas las novedades que se presentan tras la catástrofe.

Las redes sociales fueron profusamente utilizadas no sólo para comprometer a los chilenos con la colaboración, sino que además sirvió para la búsqueda de personas y para canalizar el aporte de quienes quisieron mandar víveres, medicamentos y vestimenta a los más necesitados. Según la empresa Symplicit entre el 26 de febrero y el 8 de marzo se produjeron 1.230.216 mensajes por Twitter, en la que las búsquedas históricas principales fueron #terremotochile, #chileayuda, #chile, terremoto y réplica.

La Iglesia Católica de Chile abrió a  través de la organización Caritas Chile una cuenta especial número N° 0-082-18-00080-1, RUT 70.020.800-1 del Banco Santander Santiago. Los dineros serán remitidos a las zonas más afectadas. Los aportes desde el extranjero se pueden realizar en la cuenta del Banco Citi Cruz Roja Nº 9941973331 Código ABA: 021000089 Dirección: 153 east 53 Rd. Street 4th floor. New York, NY 10022. En EE.UU. se puede donar US$ 10 a la Cruz Roja de Chile enviando la palabra “CHILE” al 90999.

Deportistas se suman

La magnitud del desastre también sensibilizó a los deportistas nacionales. Destacados futbolistas nacionales pese a la lejanía física con Chile enviaron mensajes de apoyo a la población, con la intención de elevar la moral de los chilenos. El futbolista Humberto Suazo, jugador del Zaragoza de España, anotó dos goles el fin de semana y en cada ocasión mostró una camiseta que decía ¡Fuerza Chile!, pese a que la FIFA prohíbe todo tipo de mensajes. Ese mismo mensaje fue estampado sobre las camisetas de los jugadores del Almería, que empataron el sábado frente al Barcelona.

Gary Medel, jugador de Boca Juniors de Argentina dedicó el tanto que convirtió ante Vélez Sarsfield a las víctimas del terremoto. Minutos antes, sus compañeros ingresaron al campo de juego con la bandera de Chile en señal de apoyo al país.

En Inglaterra, los jugadores del Queens Park Rangers y del West Bromwich, donde juega el chileno Gonzalo Jara, llevaron brazaletes negros en recuerdo a las víctimas.

En tanto, el tenista nacional Fernando González grabó un video en el que explicó la situación que afectaba al país y en el que también solicitó ayuda internacional.

En la zona de Iloca, pueblo que prácticamente desapareció tras el tsunami, también se pudo apreciar la labor del destacado ex campeón mundial de motos Carlo de Gavardo, quien entregó accesorios que utilizaba en los rallies para ayudar a los damnificados del terremoto.