Argentina y Chile compartirán túnel ferroviario de 52 kilómetros

Hasta 77 millones de toneladas anuales podrían movilizarse gracias a la obra que contempla inversiones por US$ 3.000 millones.

aconcaguax550

En una década podría estar operativo el Corredor Bioceánico Aconcagua, una megaestructura que pretende unir a Argentina y Chile a través de un túnel ferroviario de baja altura de 52 kilómetros (32 millas) que involucra una inversión aproximada de US$ 3.000 millones.

Así lo detalla el proyecto final, capaz de movilizar hasta 77 millones de toneladas por año, ideado para las autoridades de ambos países por Corporación América, el consorcio responsable junto con Empresas Navieras (Chile), Mitsubishi (Japón), Geodata (Italia) y Contreras Hermanos (Argentina).

Con sus poco más de 200 kilómetros (124 millas) y sistema abierto Atlántico-Pacífico de trocha única totalmente multimodal, busca resolver el punto más débil del eje Mercosur-Chile, salvando el cruce de la cordillera de los Andes con una solución técnica de punta, expusieron sus creadores.

“Esta obra traerá beneficios a un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados y una población de 126 millones de habitantes, que representa el 48% del total sudamericano, donde se genera el 70 % de la actividad económica continental”, añadieron.

El Corredor Bioceánico Aconcagua prevé atender inicialmente una demanda de 13 millones de toneladas al año, aunque al completar la primera etapa se espera lograr una capacidad de transporte de hasta 24 millones de toneladas.

En la siguiente fase, se sumará una segunda vía en los tramos de cielo abierto, aumentando la capacidad hasta 34 millones de toneladas al año, mientras que en la tercera etapa se agregará un segundo túnel, que elevará a 40 millones de toneladas anuales la posibilidad de carga.

A partir de este momento, y con el agregado de material rodante, se continuará con el incremento gradual hasta lograr una capacidad de 77 millones de toneladas al año, informaron a través del sitio web de la Presidencia de la Nación Argentina.

En declaraciones a Diario Financiero de Santiago, el director de la iniciativa, Nicolás Posse, estimó en US$ 10.000 millones los beneficios arrojados por el estudio de rentabilidad social, medido por distintos factores como el ahorro en tiempo del transporte de carga y las mejoras ambientales.

El ejecutivo prevé que el proyecto que unirá las ciudades de Luján de Cuyo (Argentina) y Los Andes (Chile), en la Región de Valparaíso, cada una de las cuales acogerá su respectiva estación intermodal, sea licitado dentro del próximo año, trámite para lo cual ambos gobiernos deben declararlo de interés público.

Imágenes: gentileza Corporación América