Roberto Matta

El arquitecto chileno se codeó con la más granada intelectualidad mundial y paseó su obra pictórica por todo el mundo.

robertomatta

Artista plástico reconocido globalmente como el “último surrealista”, Roberto Matta Echaurren nació en Santiago el 11 de noviembre de 1911 y realizó estudios de Arquitectura en la Universidad Católica de Chile.

En la década de los 30, deambuló por París, Madrid, Londres y Nueva York, donde trabajó con Le Corbusier, Walter Gropius y Laszlo Moholy-Nagy, pero conoció también las experiencias de Rafael Alberti, Federico García Lorca, Gabriela Mistral y José Martí.

El escultor británico Gordon Onslow Ford fue gracias a quien se acercó a la pintura, pero definió su estilo tras compartir con los surrealistas Salvador Dalí y André Breton, para posteriormente hacerlo con Pablo Picasso, Yves Tanguy y Marcel Duchamp.

A finales de esa década, abrazó la pintura al óleo, técnica que le reportaría fama mundial e invitaciones para mostrar su obra en importantes espacios culturales, como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

A mediados del siglo pasado, Matta rompió con el movimiento surrealista y visitó América Latina para impregnarse de los colores y la iconografía de sus pueblos originarios, que plasmó en sus creaciones cósmicas y apocalípticas.

Debido a su abierta simpatía con el gobierno del Presidente Salvador Allende, debió alejarse de su país hasta el retorno de la democracia en 1990, temporada en la cual el Estado de Chile lo reconoció con el Premio Nacional de Arte.

En sus últimos años, fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias en España (1992), el Praemium Imperiale de Japón (1995) y el Premio Internacional de Arte Contemporáneo de Monte Carlo (1997), entre otros.

Avecindado en Italia desde 1967, Roberto Matta murió en la ciudad de Civitavecchia, ubicada en las cercanías de Roma, el 23 de noviembre de 2002.