Astronomía en Chile

La privilegiada nitidez de su atmósfera hace del país el centro mundial de la observación, el lugar donde se instalan los telescopios más grandes del planeta.

vialacteaalma
English version Astronomy in Chile

- Turismo astronómico: un viaje a las estrellas

En el norte de Chile, los cielos son limpios y secos más de 300 noches al año, condiciones óptimas que el mundo científico ha considerado para desarrollar en el desierto de Atacama los proyectos astronómicos más ambiciosos de la historia.

Estas características naturales han motivado durante la última década la inversión de miles de millones de dólares de las más importantes agencias internaciones de observación, y la llegada de recursos humanos y técnicos con el objetivo de develar el origen del cosmos.

A mediados de 2010, el Observatorio Europeo Austral (ESO) eligió el desierto de Atacama para construir allí el European Extremely Large Telescope (E-ELT), el más grande del planeta cuando entre en operaciones hacia 2018.

Siete años antes, debería de estar escudriñando el firmamento el Gran Conjunto de Radiotelescopios de Atacama: ALMA (Atacama Large Millimeter-submillimeter Array), una iniciativa conjunta de Europa, Norteamérica y Japón.

Chile contribuye además con una generación de científicos titulados en el país y que han profundizado sus conocimientos en el extranjero. Todos ellos colaboran en la formación de nuevos alumnos y realizan sus propias investigaciones, en virtud de la moderna tecnología instalada en la zona norte y la oportunidad de emplear 10% del tiempo de observación.

No es menos valiosa la contribución de organismos del Estado. El respaldo financiero y logístico coincide con el creciente interés de chilenos y extranjeros por la oferta de turismo astronómico y el activo rol del país en la conmemoración del Año Mundial de la Astronomía 2009.

Esta entrada también está disponible en Inglés