Al rescate de la tradición kawashkar

Últimos representantes de la que fue una tribu nómade canoera se concentran en la aldea de Puerto Edén, en la Patagonia de Chile.

kaw550

Un acuerdo inédito en Latinoamérica para recuperar su idioma, impulsar un desarrollo sustentable y recuperar sus tradiciones ancestrales suscribió el pueblo kawashkar con la Universidad de Magallanes y el Estado de Chile, representado por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

La iniciativa beneficiará a los últimos representantes de la etnia: ocho personas que hablan su lengua y 24 miembros nativos de raza pura, todos habitantes de Puerto Edén, un poblado perdido entre los canales de la Patagonia.

Ubicada en la isla Wellington, la aldea está cercada por el parque nacional Bernardo O’Higgins y el campo de hielo Sur, la plataforma congelada más grande del planeta tras la Antártica y Groenlandia.

La idea se suma a esfuerzos como el del lingüista Óscar Aguilera, quien hizo un registro sonoro del idioma de la tribu canoera, material que actualmente se encuentra en proyecto para editar un libro por encargo de la propia Conadi.

El director del organismo, Jorge Retamal, destacó la relevancia del acuerdo y su enfoque de rescate integral de la lengua y cultura kawashkar, cuyos integrantes fueron oficialmente reconocidos como “tesoros humanos vivos”.

Una de ellos es Gabriela Paterito, quien declaró: “No quiero perder mi lengua y no sé si mis nietos querrán aprender, pero yo no la voy a olvidar hasta que me muera y nunca la voy a dejar de hablar”.

Se estima que los primeros canoeros nómades y ancestros de esta cultura recorrieron los canales de la Patagonia de Chile, entre desde el golfo de Penas hasta el estrecho de Magallanes, hace 6.000 años.

Imágenes: cortesía Conadi / Paz Errázuriz