Chile, doblemente representado en el festival de cine de Huelva

Películas inspiradas en el terremoto de 2010 y Violeta Parra son las cartas nacionales en la muestra iberoamericana.

huelva550

El año del tigre y Violeta se fue a los cielos serán las apuestas de Chile para quedarse con el Colón de Oro, el galardón principal en la selección oficial del 37º Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, que se celebrará entre el 19 y el 26 de noviembre en España.

Las representantes nacionales competirán con otros nueve largometrajes de Argentina, Colombia y Venezuela, que también llegarán a la ciudad andaluza con dos producciones, además de Brasil, México y Puerto Rico, con un largometraje a concurso cada uno, según informó la organización.

Luego de participar hace dos años con Navidad, el director chileno Sebastián Lelio regresará tras dos años a Huelva con El año del tigre, que narra el drama de un hombre que huye de la prisión en busca de su familia, aprovechando que la cárcel se derrumba producto del terremoto del 27 de febrero de 2010.

“Mientras avanza por paisajes de completa destrucción, el fugitivo comienza a profundizar más sobre la devastación y su propia angustia interior. Esta paradójica libertad lo llevará a enfrentarse a la crueldad de la naturaleza y llevar hasta el límite su propia experiencia humana”, dice la presentación del filme.

La segunda cinta chilena en competencia en Huelva será la de otro conocido, Andrés Wood, quien en 2008 se quedó con el Colón de Oro gracias a La buena vida, largometraje que le reportó esa misma temporada el Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana.

La última propuesta del también director de Machuca es Violeta se fue a los cielos, que recrea algunos pasajes de la existencia de la multifacética Violeta Parra, que se convirtió en éxito en la taquilla local –con más de 300 mil espectadores- y representante a los premios Óscar y Goya en 2012.

Fuera de concurso, en la sección Rábida, estarán los también nacionales Ulises y Qué pena tu boda, así como el cortometraje Topo gigio is dead, de David Miranda, que plasma en 23 minutos el encuentro en Estados Unidos de dos chilenos marcados por la dictadura de Augusto Pinochet.

El festival de Huelva ha premiado la creación chilena desde su comienzo en 1975, cuando el máximo premio fue para Ya no basta con rezar, de Aldo Francia. Posteriormente, fueron reconocidos Miguel Littin (Actas de Marusia y La viuda de Montiel), Silvio Caiozzi (Julio comienza en julio y Coronación), Antonio Skármeta (Ardiente paciencia) y Sebastián Silva (La nana).