Chile potencia con museo su mayor sitio arqueológico prehispánico

Los geoglifos de Pintados fueron elaborados presumiblemente por la cultura Tiahuanaco hace al menos 500 años.

El árido desierto del norte de Chile no sólo alberga los observatorios astronómicos más modernos del orbe, oficinas salitreras declaradas patrimonio de la humanidad o grandes espectáculos deportivos como el Dakar, sino que también la herencia de sus pueblos originarios.

Cerca de la ciudad de Iquique, 1.800 kilómetros al norte de Santiago, las laderas de los cerros lucen hace al menos 500 años gigantescas representaciones de animales, presumiblemente elaboradas por la cultura Tiahuanaco.

Con más de 350 figuras hechas de piedra, los geoglifos de Pintados representan el mayor sitio arqueológico prehispánico de Chile y dentro de poco contará con infraestructura que potenciará su valor turístico, patrimonial y académico.

Emplazado en la Región de Tarapacá, limítrofe a Bolivia, el proyecto liderado por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) contempla la construcción de un museo de innovador diseño arquitectónico bajo tierra, con el propósito de respetar la identidad cultural y el medio ambiente.

La obra permitirá dotar a la zona –perteneciente a la reserva natural Pampa del Tamarugal y cercana a las oficinas reconocidas por Unesco de Humberstone y Santa Laura, – de una caseta de control, señalética informativa, un sendero con estaciones de descanso y servicios higiénicos.

La iniciativa busca “fomentar el turismo sustentable y hacer un uso óptimo de los recursos culturales y naturales, respetando la autenticidad sociocultural de las comunidades”, explicó el ministro de Agricultura, Luis Mayol.

“Estos geoglifos representan expresiones artísticas, señalizaciones o santuarios ligados al culto de los cerros que, a la vez, servían como guía a las grandes caravanas que provenían del altiplano. Simbolizan nuestra herencia y son portadores de historia, conocimiento sabidurías”, añadió.