Ballena azul se apropia del litoral chileno durante el verano austral

Científicos observaron ampliación hacia el norte y a un total de 600 kilómetros la zona de avistamiento en el centro-sur del país.

Un evidente aumento en la presencia de ballenas azules en las aguas del Pacífico registró un estudio de científicos de la Universidad Austral y el Centro Ballena Azul (CBA) durante el último verano en la costa del centro-sur de Chile.

Inspirado en fines turísticos, el trabajo constató alrededor de 115 grupos o 200 ejemplares de estos mamíferos en el litoral de la ciudad de Valdivia, ubicada unos 850 kilómetros al sur de Santiago.

En una conversación con la agencia española EFE, el coordinador general del CBA, Rodrigo Hucke, celebró el hallazgo, pues amplía hacia el norte y a un total de 600 kilómetros la zona de avistamiento, que antaño se limitaba al archipiélago de Chiloé.

“Hemos llegado a ver grupos de hasta 11 ballenas dispersas. Es impresionante y desde la costa debe ser más aún”, complementó a El Mercurio el también integrante del equipo Jorge Ruiz.

El biólogo aclaró que faltan dos o tres años de observación para asegurar la factibilidad del turismo de avistamiento. “De todas formas, estamos gratamente sorprendidos. Se han visto animales hasta a una milla de la costa“, aseveró.

Según la versión de prensa, la idea de este proyecto es que las localidades de Chaihuín y Curiñanco administren esta “industria limpia”, que sus habitantes sean los guías turísticos y aprendan a navegar sin poner en riesgo a las ballenas ni a sus observadores.

Históricamente, las aguas chilenas han sido hogar de las ballenas, que -tras aparearse en aguas cálidas- van al sur a alimentarse. Sin embargo, su caza indiscriminada mermó dramáticamente su población el siglo pasado.

El mamífero más grande del mundo vive protegido en el mar chileno desde la prohibición de su caza decretada por ley en 2008. De las 87 especies de cetáceos que hay en el mundo, 50% ha sido registrado en las costas del país.

Imagen cortesía Instituto Antártico Chileno / Jennifer Muñoz

Esta entrada también está disponible en Inglés