Universidad chilena lanza innovador tratamiento para heridas complejas

Económico y de fácil aplicación, nuevo material se adapta a cualquier tipo de lesión, regenera el tejido y termina absorbido por la piel.

Un eficiente material para el tratamiento de heridas complejas, que funciona como una piel artificial y promete evitar amputaciones en pacientes afectados de males como el pie diabético y úlceras venosas, desarrolló la Universidad Austral de Chile (UACh), con sede en la sureña ciudad de Valdivia.

Los parches se adaptan a cualquier tipo de lesión y no presentan problemas de biocompatibilidad, no requieren cirugía ni anestesia, no causan dolor y puede ser empleados en cualquier centro de atención primaria.

Obtenido a través de una matriz polimérica, con el material bautizado Wafer-Sponge se confeccionan almohadillas de unos 2,5 centímetros de diámetro, que se transforman en avanzadas inductoras del cierre de lesiones.

“Las esponjas se aplican sobre la herida y producen la neovascularización del tejido, es decir, la formación de nuevos capilares sanguíneos. En un par de meses, ya hay piel nueva y el material ha sido absorbido por ella”, detalló Miguel Concha, director del proyecto del Instituto de Anatomía, Histología y Patología de la UACh.

Por todas sus cualidades, el académico aseguró que la innovación tiene el potencial para convertirse en una solución complementaria a la curación avanzada en forma eficiente, segura y económicamente sustentable.

“En promedio, 16 mil pacientes en Chile año a año no responden al tratamiento médico y evolucionan con complicaciones progresivamente importantes para su salud. De estos, 3 mil pacientes con úlceras del pie diabético se enfrentan al riesgo de la amputación como única solución, por la gravedad de sus lesiones”, argumentó.

“Seguiremos trabajando para mejorar esta aplicación, crear nuevos materiales e investigar otras potencialidades derivadas. Esta labor está abierta a nuevas generaciones de investigadores y estudiantes que deseen contribuir a la ciencia y la medicina”, agregó Concha.

Actualmente, el producto se encuentra en aplicación como prototipo en el Hospital Clínico Regional de Valdivia y en el Instituto Nacional de Heridas en Santiago, además del Centro de Salud Familiar Rural de Niebla, distante 17 kilómetros de la capital de la Región de Los Ríos.

Imagen referencial: gentileza David Lillo/ Ministerio de Salud de Chile

Esta entrada también está disponible en Inglés