Innovación pone a Chile a la vanguardia mundial en biotecnología minera

Además de recuperar cobre de desechos, el proceso de biolixiviación genera un impacto medioambiental acotado.

Una original fórmula que pone a Chile a la vanguardia mundial de la biotecnología minera permitirá extraer cobre desde minerales de baja ley con la ayuda de bacterias, gracias a una tecnología desarrollada en el desierto de Atacama por la principal productora del mundo del mineral, la estatal chilena Codelco.

Mediante su filial BioSigma, la empresa ya se encuentra operando en la Región de Antofagasta una planta industrial de biomasa, que produce los microorganismos y soluciones lixiviantes necesarias para realizar el proceso por primera vez a escala industrial en el transcurso de julio.

“Este nuevo salto tecnológico nos permitirá hacer realidad la biolixiviación de minerales sulfurados primarios de baja ley y probar a gran escala tecnologías que no sólo ya funcionan en laboratorio y en plantas pilotos, sino que además generan impactos mucho menores sobre el medio ambiente”, explicó el gerente general de BioSigma, Ricardo Badilla.

Luego de una década de investigación conjunta con JX-Nippon Mining & Metals, Co, Codelco procesará en su división Radomiro Tomic una pila de alrededor de un millón de toneladas de mineral de baja ley, con una ley promedio de cobre de 0,27%, en que el cobre contenido estará mayoritariamente en la forma de calcopirita.

A partir de los resultados que arroje en 12 meses la prueba industrial, BioSigma estará en una privilegiada posición para aportar una solución para la minería del futuro, explotando recursos de baja ley hasta ahora desaprovechados.

Chile, líder en aplicaciones de biotecnología

Hace una década, Codelco tomo la decisión estratégica de incorporar la biotecnología para incrementar su producción de cobre. La empresa posee importantes recursos sulfurados subeconómicos con los procesos convencionales y se estima que hacia 2018 existirán significativas capacidades disponibles de beneficio de soluciones de cobre (SX/EW) por el agotamiento de las reservas de minerales oxidados. Junto con aumentar las reservas, la biolixiviación permite aumentar la producción de cobre desde recursos de baja ley asociados a la explotación minera.

Chile tiene un liderazgo reconocido en el desarrollo de los conocimientos y la aplicación industrial de la tecnología de biolixiviación de minerales. Los avances tecnológicos más importantes fueron establecer las condiciones prácticas para la incrementar la producción asistida por microorganismos, como lo muestra el hecho de que cerca del 6% del cobre que produce Chile se hace por biolixiviación desde minerales secundarios de baja ley, en faenas como Quebrada Blanca, Cerro Colorado, Zaldívar; y sulfuros de baja ley en Chuquicamata, Los Bronces y El Abra, entre otras.

El conocimiento desarrollado en BioSigma en alianza con la Universidad de Chile y otras instituciones del exterior sobre las bases científicas del funcionamiento de los microorganismos lixiviantes -relaciones entre genes, funcionalidades (proteínas o enzimas) y los metabolitos- ha conducido a una la visión global avanzada por la empresa sobre de los sistemas biológicos asociados a procesos industriales como la biolixiviación.

El trabajo de BioSigma ha generado más de 120 solicitudes de patentes en Chile y el exterior que se traducen a la fecha en 47 patentes concedidas en los principales países mineros –como Estados Unidos, Australia, Perú y Sudáfrica- sobre microorganismos (los primeros patentados por la industria minera a nivel mundial), sistemas de producción y biomonitoreo de microorganismos, sistemas de inoculación en pilas y botaderos, así como pilas biorreactores, entre otras innovaciones.