National Geographic reaviva el mito de los moáis en la isla de Pascua

Publicación recogió nueva teoría sobre las singulares estatuas enclavadas la ínsula del Pacífico de Chile.

Un reciente trabajo de investigadores estadounidenses que inspiró la portada de julio de la revista National Geographic planteó que las gigantescas estatuas talladas en roca volcánica que pueblan la polinésica isla de Pascua “caminaron” dispuestas verticalmente hasta su actual ubicación.

“Dada la forma en que los moáis se rompieron cuando cayeron y la forma en que yacen junto a los caminos prehistóricos, llegamos a la conclusión de que la única manera era que hubieran estado de pie mientras los estaban moviendo“, explicó Carl Lipo.

Basándose en “estudios en terreno” y en conjunto con Terry Hunt (U. de Hawái), el profesional de la U. Estatal de California Long Beach plasmó sus conclusiones en el libro Las estatuas que caminaron, de acuerdo a lo publicado por el diario El Mercurio.

Los resultados fueron demostrados en la práctica en Hawái, con una réplica de cinco toneladas atada por cuerdas, que fue arrastrada ladera abajo “con facilidad” por tres grupos de personas.

Observando el diseño y centro de gravedad de los colosos, de los cuales en la isla existen alrededor de 900, los investigadores concluyeron que fueron remolcados y terminados de modelar en su sitio definitivo.

Citado por el mismo matutino, el arqueólogo chileno Claudio Cristino sugirió que prácticas como las expuestas por Lipo y Hunt funcionan con estructuras pequeñas, pero no con estatuas de 80 o 100 toneladas.

“Quizá nunca sepamos cómo lo hicieron en Rapa Nui, pero lo más probable es que los moáis fueran transportados sobre armazones de madera, boca abajo, bien amarrados a esta especie de trineo y empujados en un camino con durmientes”, relató el experto en islas del Pacífico de la U. de Chile.

Imagen: Pablo Valenzuela

Esta entrada también está disponible en Inglés