Ratifican construcción del telescopio más grande del mundo en Chile

Con un costo de 1.000 millones de euros, el E-ELT será vecino en el desierto de Atacama al observatorio Paranal.

El Consejo del Observatorio Europeo Austral (ESO) aprobó la construcción del mayor telescopio óptico del mundo, que se asentará en el norte de Chile, en el desierto de Atacama, específicamente en el cerro Armazones de la Región de Antofagasta.

El desembolso de los 1.083 millones de euros necesitaba el visado de dos tercios de los 15 estados miembros, quórum que se alcanzó con el visto bueno de Alemania, Austria, Holanda, República Checa, Suecia y Suiza, más el voto por delegación de Bélgica, Finlandia, Italia y Reino Unido.

El Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT) será un telescopio de espejo segmentado de 39,3 metros de diámetro, se edificará cercano al observatorio Paranal, unos 1.300 kilómetros al norte de Santiago, y partirá con las operaciones científicas a principios de la próxima década.

La instancia resolvió en Garching (Alemania) que no se efectuará ningún otro gasto en elementos del proyecto que no sean las obras civiles iniciales hasta que las contribuciones acordadas por todos los países involucrados superen el 90% del total.

El trabajo de diseño detallado del trazado de la ruta a la cumbre del cerro Armazones, donde se ubicará “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”, también está en progreso y se espera para este año el inicio de la preparación de la carretera de acceso, así como la plataforma en la cima.

Lideradas por su director general, Tim de Zeeuw, las autoridades del consorcio intergubernamental aseguraron que “éste es un resultado excelente y un gran día para ESO”, gracias a lo cual “podemos avanzar según lo planeado en el programa de este gran proyecto”, que “producirá una extraordinaria cosecha científica”.

Sus particularidades geográficas, conectividad y estabilidad institucional han transformado a Chile en polo mundial de la astronomía, con la instalación de los observatorios más potentes de la Tierra, como el Telescopio Muy Grande (VLT), el Gran Conjunto de Radiotelescopios de Atacama (ALMA) y el Telescopio Magallánico Gigante (GMT).

Imagen: gentileza ESO/L. Calçada