Nombran embajador de ancestral cultura a cantautor Manuel García

La etnia Chinchorro es propia del desierto de Atacama y responsable de las momias más antiguas del planeta. 

Hace 10 mil años, la árida costa del extremo norte de Chile tuvo como sus primeros habitantes: un pueblo de cazadores recolectores que a poco andar se transformarían en expertos pescadores y tejedores.

Bañada por las aguas del océano Pacífico, la costa del desierto de Atacama acogió por esos tiempos a la cultura Chinchorro, que pasaría a la posteridad por su complejo sistema funerario.

Se estima que hace 7.000 años, los cadáveres eran completamente desarticulados, posteriormente reensamblados y momificados, en la práctica más antigua de su tipo en el mundo, más incluso que en Egipto.

Hoy, la responsabilidad como embajador de esa rica herencia ha recaído en el cantautor chileno Manuel García, líder de una camada que integran también Camila Moreno, Pascuala Ilabaca, Chinoy, Gepe y Nano Stern, entre otros.

El artista nacido hace 42 años en Arica, la capital más boreal de Chile, dijo que “poder representar a las culturas ancestrales y sentirse una parte activa de acciones que tienden a rescatar la esencia de la región es un privilegio”.

En la Universidad de Tarapacá, que entregó el reconocimiento junto con la Municipalidad de Camarones, calificaron al fundador de la banda Mecánica Popular como “un referente del sello ariqueño que a través de su música podrá llevar la cultura Chinchorro a todos los lugares del mundo”.

Al igual que Manuel García, también fue investido embajador Sebastián Montero, vicepresidente del directorio de la Empresa Portuaria Arica, en una ceremonia que tuvo lugar en el Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, que guarda los vestigios de la milenaria etnia.

Imagen: gentileza Metro de Santiago