Chilenos idean fórmula para neutralizar desechos mineros tóxicos

Científicos de la Universidad Santa María consiguieron eliminar el mercurio con un método biológico.

Un método eficiente y amistoso con el medio ambiente para remover desechos mineros altamente tóxicos en aguas, suelos y sedimentos crearon científicos chilenos de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM).

Se trata de la utilización de microrganismos como biocatalizadores para eliminar o remover metales pesados, en especial el mercurio, el elemento más tóxico de la tabla periódica.

“El mercurio es un elemento muy tóxico. Además, no cumple una función biológica y en el ser humano afecta órganos esenciales. Por lo tanto, es necesario eliminarlo”, explicó el investigador Luis Rojas, del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas de la USM.

El concepto de remediación tiene una manera tradicional de realizarse: se produce a través de procesos físico-químicos, como por ejemplo, la extracción de metales pesados a partir de resinas de intercambio iónico o utilización de ácidos para lixiviar, entre otras.

“Nosotros le incorporamos a la bacteria modelo cupriavidus metallidurans CH34 un plásmido natural que tiene un complejo conjunto de genes de mercurio que le otorgan resistencia a compuestos inorgánicos y orgánicos de mercurio, por lo tanto le da una resistencia que se conoce como de alto espectro”, detalló.

El proceso se realiza en biorreactores, en los que se agregan las bacterias, y que poseen una trampa en la cual se captura el mercurio que se volatiliza en este proceso. “Hemos podido determinar que al tener aguas contaminadas con mercurio al cabo de unas pocas horas la remoción es prácticamente completa”, complementó Michael Seeger, director del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas de la USM.

Esta bacteria incorpora los compuestos órganomercuriales, separa la parte metálica de la parte orgánica y reduce el mercurio +2. Si bien el mercurio 0 es volátil a temperatura ambiente, “al ser atrapado en la trampa del biorreactor se recupera para que no se pierda en el ambiente y las aguas o los suelos queden libres del metal pesado”, enfatizó.

Para ambos investigadores, el impacto final de esta tecnología es “convertir a la minería en una actividad sustentable y más amigable con el medio ambiente. Si bien es más económico no contaminar que solucionar, ante la necesidad de enfrentar la problemática esta técnica es económica y eficiente por lo que podría cambiar el concepto de la remoción de metales pesados”, aseguró Rojas.

Fuente de imagen y texto: sitio web USM