Galardonan en FIL Guadalajara a escritora chilena Lina Meruane

Novela Sangre en el ojo le valió Premio Sor Juana Inés de la Cruz, que en 2011 se llevó Almudena Grandes. 

Es un  galardón femenino y así quedó demostrado. En la entrega del Premio Sor Inés de la Cruz, que este año recayó en la autora chilena Lina Meruane por su novela Sangre en el ojo, casi la totalidad de los 360 asistentes eran mujeres, quienes aplaudieron con fuerza a la escritora que esta vez se convirtió en su reina, que agradeció con humildad ser coronada con este reconocimiento que se entrega desde 1993 solo a plumas femeninas.

“Con este premio se ha celebrado la literatura chilena y latinoamericana. Este premio le pone luz a mi trabajo y también al trabajo de una generación de escritores”, dijo Meruane  al término de la ceremonia. También tuvo palabras de elogio para el pabellón nacional en la Feria Internacional del Libro (FIL) 2012, en la que Chile es país invitado de honor: “El montaje del pabellón tiene algo fresco y luminoso (…) se remite a una estructura básica, una especie de esqueleto construido por una madera muy simple, eso me pareció discreto y me gusta”.

Dos chilenos más también son reconocidos en el marco de la muestra literaria FIL Guadalajara: Borja Huidobro, con el Premio Arpa FIL de Arquitectura, y Hernán Vidal “Hervi”, con La Catrina, escultura de bronces que distingue la caricatura e historieta.

Poesía de Hahn

Un diálogo íntimo y cercano se vivió en el pabellón chileno entre el poeta Óscar Hahn y los asistentes que completaron las butacas del auditorio. El escritor y Premio Nacional de Literatura 2012, realizó una breve lectura de sus obras y compartió algunas experiencias de su vida, como su salida y regreso a Chile, su estadía en Estados Unidos, entre otros pasajes que cautivaron a los presentes.

Lo mismo ocurrió en el Salón 1 de la FIL, donde frente a un público mayoritariamente juvenil, los ilustradores Pedro Peirano, Rodrigo Salinas y Alberto Montt compartieron sus anécdotas en el rubro, sus proyectos personales, además de entregar detalles de la evolución del humor gráfico en Chile.

En el mismo espacio, haciendo gala de su acostumbrado estilo irónico e irreverente, el escritor Pedro Lemebel presentó ayer “Susurrucucú Paloma”, performance audiovisual que puso en escena sus textos, en juego con proyección de imágenes, efectos de sonido y música que crearon una atmosfera a la que los asistentes respondieron con aplausos y risas.

Francisca se fue pa’l norte

Alrededor de 3.000 personas se reunieron para cantar junto a la intérprete chilena, Francisca Valenzuela, en la quinta noche de presentaciones de música nacional en la Explanada de la FIL.

Puntual apareció a las 21:00 horas (hora local) en el escenario, para hacer un recorrido por sus principales éxitos. Hubo momentos íntimos con Afortunada, y otro más rockeros con Muérdete la lengua, todas canciones reconocidas por el público mexicano, a quienes coquetamente les entregó lo mejor de su talento.

El virtuosismo de la cantante fue tan vitoreado, que tuvo que volver. Fue ahí cuando interpretó su versión de Run run se fue pa’l norte de Violeta Parra, y coronó su exitosa presentación con Qué sería, canción con la que el público de Guadalajara la despidió cantando.

Imagen: gentileza FIL / Gonzalo García