Jóvenes chilenas apuestan por una bacteria para preservar la Antártica

Ganadoras de concurso científico experimentarán in situ iniciativa medioambiental en febrero.

por Daniela Muñoz

Omayra Toro (17) y Naomi Estay (17), alumnas secundarias del Liceo 1 de Santiago, han pasado los últimos dos años estudiando la Antártica. A sus responsabilidades escolares sumaron el interés por la ciencia, lo que las ha llevado a pasar horas en laboratorios, clasificando bacterias.

Así fue como lograron identificar una cepa, que habita en el continente blanco, que permite degradar hidrocarburos.

La importancia de este trabajo es que, mediante la utilización de un microorganismo, este descubrimiento podría permitir la limpieza (biorremediación) de suelos contaminados.

Las jóvenes presentaron su proyecto en la IX Feria Antártica Escolar, realizada en Magallanes. Obtuvieron el primer lugar en la categoría experimental y fueron premiadas con un viaje de una semana a ese territorio, el que comenzará a fines de febrero de 2013.

Este es el sueño de cualquier niño científico, estoy ansiosa por el viaje”, dice Omayra Toro, quien cuenta que quiere estudiar biología medioambiental.

Su compañera, Naomi Estay, destaca que “encontramos una solución para un inminente problema de contaminación con petróleo que tiene la Antártica. Hay bacterias fuera de ese continente que pueden hacer degradar hidrocarburos, pero los tratados internacionales impiden llevar microorganismos externos a la Antártica”.

Aporte científico

Para desarrollar la investigación fueron apoyadas por el bioquímico y doctor en microbiología de la Universidad de Chile José Manuel Pérez, quien tenía en su laboratorio muestras de microorganismos antárticos.

“Ellas estudiaron más de 100 tipos de bacterias y encontraron una cepa que tiene potencial para ser utilizado en la limpieza del territorio antártico contaminado con hidrocarburos, como el fenantreno”, dice.

Añade que “desafortunadamente, esta contaminación es algo que ocurre en las playas y aguas cercanas a las bases, debido al almacenamiento y uso de petróleo para la generación de energía”.

El interés de las adolescentes por la investigación ha sido respaldado por su colegio. Esta es, de hecho, la tercera vez que estudiantes de ese plantel son premiadas en la competencia, organizada por el Instituto Antártico Chileno (Inach) y la Fuerza Aérea de Chile (FACH).

Además de las alumnas del Liceo 1, otros cuatro escolares de Antofagasta y Punta Arenas también serán parte de la expedición, en la que participan científicos de todo el mundo.

El viaje de febrero partirá en Punta Arenas, donde los expedicionarios volarán hasta las islas Shetland del Sur, donde conocerán las bases chilenas y extranjeras en el lugar. Allá acompañarán a los científicos en sus investigaciones y recorrerán los alrededores de la Base Profesor Julio Escudero.

Fuente: diario La Tercera

Imagen: Inach en Flickr

Esta entrada también está disponible en Inglés