Chile fue uno de los cinco países que más crecieron en 2012

Con alza de 5,6%  cerró el año nación sudamericana, tras China, Malasia, Perú e Indonesia.

Por Lina Castañeda*

La expansión de 5,8% en el consumo total -liderada por el consumo privado- y el aumento de 12,3% en la inversión en formación bruta de capital fijo, especialmente construcción, y maquinaria y equipos, impulsaron el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en Chile durante 2012.

Según el reporte de cuentas nacionales del Banco Central, la economía chilena creció 5,6% anual en 2012, situándose como la quinta economía que más creció en el mundo, junto con Letonia y tras China (7,9%), Malasia (6,4%), Perú (6,3%) e Indonesia (6,2%).

Crecieron todas las actividades económicas, a excepción del sector agropecuario silvícola, que tuvo una contracción de 0,6%, que la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) asocia a la pérdida de competitividad en el agro por los costos crecientes de mano de obra, energía y combustibles, y una baja en los cultivos anuales y de frutas.

La demanda interna creció 7,1%, explicada por el aumento del consumo, especialmente el gasto de los hogares, y -dado su peso en el total del gasto-, registró la mayor incidencia. La inversión también contribuyó por el componente maquinaria y equipo, que a partir del segundo trimestre aumentó a tasas de dos dígitos, con 31,3% en octubre-diciembre.

El crecimiento del PIB de 5,6% ratificó lo que se había visto en los datos parciales, dijo Ángel Cabrera, socio de la Consultora Forecast. Lejos de reflejar un sobrecalentamiento de la economía, señala, la expansión de la actividad está en línea con el crecimiento potencial de la economía, y prueba de ello es que tanto la inflación observada como la subyacente se mantienen acotadas.

En los cálculos de Cabrera, el crecimiento potencial de la economía ha subido desde el 5%, considerado en las cuentas fiscales, a cerca de 5,5%, debido al fuerte aumento de la inversión de los últimos tres años: “En 2012 terminamos con una tasa de inversión a niveles cercanos al 28% del PIB, que es lo más alto en los últimos 15 años”.

Una opinión contraria tuvo Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile, quien destacó el crecimiento de 8,2% de la demanda interna en el cuarto trimestre, y advirtió que si el Gobierno no hace un ajuste fiscal, el tipo de cambio continuará deteriorándose. No ve opción de un alza en la tasa de interés, porque deterioraría más el tipo de cambio, y desestima la efectividad de una intervención cambiaria.

Nathan Pincheira, analista de Banchile Inversiones, notó que el Central revisó a la baja las estimaciones del PIB de 2010, desde 6,1% a 5,8%, y de 2011, desde 6% a 5,9%. A su vez, por la rebaja de la cifra del primer trimestre de 2012, el crecimiento en los primeros tres meses de 2013 podría verse un poco más alto, solo por base de comparación, para luego ir amainando, agregó.

Para Nicolás Birkner, jefe de análisis económico y financiero de Corpresearch, las cifras no reflejan mayor sorpresa. La minería estuvo mejor el segundo semestre, y la industria en el último trimestre, al igual que la pesca. La actividad remontó un poco, lo que está asociado a los sectores no transables, como construcción, comercio, servicios empresariales y financieros.

Y a nivel de gasto, dijo que la demanda interna sigue dinámica, por el consumo privado, especialmente de bienes durables, y la inversión por maquinarias y equipos. La inflación, agregó, está acotada, dado que el boom del gasto es explicado por el alza del empleo y la mayor productividad. Por ahora, no vislumbró un alza de tasa, al menos en el primer semestre, y tampoco una intervención cambiaria, salvo que el dólar baje de los $ 460.

*Fuente: diario El Mercurio