Chilena es una de las blogueras latinas top en Estados Unidos

Pilar Hernández partió con el blog En mi cocina hace seis años como una manera de ocupar el tiempo.

Por Isabel Plant*

- La primera vez que hice empanadas y quedaron espectaculares fue como llegar al santo grial. Cuando me pasó con torta de milhojas, pude decir: ya, le pego a la cocina.

Así recuerda Pilar Hernández (36) sus primeros aciertos entre ollas y recetas. Aunque en su Rancagua natal se había criado con cocineras expertas -sus tías, su abuela, su mamá-, ella nunca entró a la cocina más que para ponerle manjar al alfajor. Después vivió en Santiago y se concentró en estudiar Medicina, se casó con un médico y, entre los estudios y el trabajo, la comida de la casa era básicamente comprada o se iba a comer a otra parte. Fue en Estados Unidos, a donde llegó en 2003 acompañando a su marido en su beca de estudios, que la cocina se transformó en parte de su vida.

Su aterrizaje en Houston fue “horrible”, dice, diez años después. Había ido a Estados Unidos solo de vacaciones, no sabía hablar inglés ni tenía con quien practicarlo y además no contaba con una visa para trabajar. Aunque llegó como inmigrante legal, para ejercer su profesión se necesitaban más años de capacitación y también alejarse mucho de su familia, ya que sería destinada a otras ciudades para realizar sus prácticas.

Pilar decidió dedicarse a la crianza. Luego de tener a su primera hija, se metió en el mundo de los blogs sin más objetivos que entretenerse y recordar la cocina de nuestro país. Exploró lo inexplorado.

Cuando comenzó, se ayudaba llamando a Chile para preguntar detalles de las recetas. Pero no era fácil.

-Tú sabes cómo son las mamás y las abuelas -dice Pilar. -En las recetas que te dan escritas, falta la mitad. Cuando llamaba a mi mamá porque me había quedado mal su strudel, que no era poca pega, ella me decía: ah, ¿no le echaste dulce de membrillo? ¡Y no decía en ninguna parte que había que echarle!

Paralelamente, Pilar se metía a internet para buscar preparaciones y así se fue envolviendo en el mundo de los food bloggers, primero como hobbie. En 2008 comenzó el suyo propio: En mi cocina. ¿Su primera receta publicada? Trutros de pollo asado con salsa barbecue.

Matea, Pilar se fue animando con su blog: publicaba todos los días y se preocupó de ir mejorando las fotos. Luego comenzó a ir a charlas y cursos para blogueros. En 2009 nació su segunda hija y obtuvo, finalmente, su ansiada Green Card, tarjeta que le permitía trabajar en Estados Unidos. Buscó trabajo en investigación científica, apoyada por su título de médico, pero no logró conseguir un contrato en esa área. Los años sin experiencia profesional pesaron en su contra.

-La puerta de la medicina se había cerrado. Había pensado en que nunca más iba a atender pacientes, pero cuando no pasó nada con lo de la investigación fue muy fuerte para mí. No me había probado en el país, no estaba al día en lo científico. Sentí que me cerraban la puerta en la cara. Ahí fue cuando decidí convertirme en bloguera profesional.

Entonces Pilar se concentró en mejorar su blog. Ya tenía alrededor de 100 visitas diarias, pero para abrirse paso lo más importante era hacerlo bilingüe. Aunque ya manejaba mejor el inglés, se esforzó por encontrar la traducción perfecta para las recetas o identificar los cortes de carne correctos de Estados Unidos. Además se introdujo en la red de blogueras latinas, armó así redes de contactos en el mundo digital y pudo constatar que muchas mujeres como ella habían hecho de este hobby un trabajo remunerado.

En 2013, se enteró de un llamado de la organización Latinos in Social Media o Latism (organismo creado en 2009 que busca incentivar el avance de la comunidad latinoamericana en Estados Unidos) a ser una de las 100 blogueras top. La organización se basaría en un cruce entre tráfico de visitas y la calidad de los sitios web. Las seleccionadas participarían en una serie de conferencias para discutir los temas que afectan a los latinos en Estados Unidos hoy; el año anterior habían visitado la Casa Blanca.

*Fuente: revista Ya