Valdivia, la ciudad de los ríos

En el río que cruza Valdivia se baña la luna, pone una canción popular. Casi 500 años de historia navegan río arriba.

jueves, 09 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Valdivia Valdivia (Photo:Sernatur)

La capital de la región de Los Ríos fue fundada por los españoles como un fuerte en 1552. En el siglo XVII, Valdivia cayó en manos de los holandeses pero fue recuperada en poco tiempo y retomó su emplazamiento estratégico sobre los ríos y con el océano Pacífico a no más de veinte kilómetros. A mediados del siglo XIX comenzaron a arribar los colonos alemanes, impulsando un desarrollo que se vio severamente amenazado tras el terremoto y maremoto de 1960. Sin embargo, las últimas décadas han sido de nuevos impulsos y emprendimientos.

Ciudad amable y rodeada de maravillas naturales únicas en el planeta, como el bosque templado valdiviano y lugares como el Parque Oncol. Las distancias son cortas y la arquitectura llama la atención porque todo está hecho pensando en la lluvia y el viento, acompañantes permanentes de la geografía local.

Entre una diversidad de lugares y atractivos por conocer y experimentar, considere las cervezas locales, que celebran su propia fiesta en febrero, los crudos en el café Haussmann, los paseos por la costanera con niebla matinal a la hora en que enormes lobos de mar se instalan a dormir en las plataformas cercanas; y navegar por el río visitando los restos de las casas hundidas por el maremoto del año 60. Y mucho más.

Atractivos de la ciudad

Universidad Austral: Un enorme parque es la entrada al campus de la universidad ubicada en la Isla Teja, en la ribera oeste de la ciudad. Hay senderos por la orilla de los ríos Cruces y CauCau, un Jardín Botánico con secciones de bosque valdiviano, magallánico, mediterráneo y plantas medicinales. Para quienes disfrutan de una caminata el lugar en ideal.

Torreones: Originalmente un Fuerte, en Valdivia hay dos torreones dispuestos en puntos extremos de la ciudad, y han permanecido como vestigios de una estructura mayor creada en 1774. El Torreón del Barro se ubica cerca del terminal de buses, en Avenida Picarte con Condell. El Torreón Los Canelos está emplazado en lo que hoy es la esquina de las calles Yerbas Buenas y Yungay. En aquellos antiguos días, su dotación era de cuatro soldados y un cabo junto a un pequeño mortero.

Mercado Fluvial: Todos los días del año, desde las 8 de la mañana a las 3 de la tarde se ofertan peces y mariscos en abundancia. Los colores y aromas de este lugar fascinan. Además hay oferta de verduras, mermeladas, huevos de campo y artesanías. Un espectáculo es observar cómo alimentan a la colonia de lobos de mar que se ubican al costado del río.

Museos: Los tres más destacados se encuentran en la exuberante Isla Teja. El Museo Histórico Van de Maele, Monumento Nacional, contiene colecciones correspondientes al proceso de la colonización alemana, a la Cultura Mapuche-Huilliche, y a períodos arqueológicos prehispánicos. El Museo Phillipi se ubica en una construcción de 1915 y muestra a los visitantes las colecciones de Bernardo, Rodulfo y Federico Philippi, científicos expedicionarios y naturalistas provenientes de Alemania. El Museo de Arte Contemporáneo, MAC, fundado en 1994 por iniciativa del artista visual valdiviano Hernán Miranda, y respaldado por la Universidad Austral. Está ubicado en la ex Cervecería Anwandter, hoy espacio de exposiciones permanentes con vista al río.

Atractivos cercanos

Navegar a Corral y Mancera
: Un paseo por el río es una obligación al visitar Valdivia. La singladura principal de las naves de paseo  se dirige a la desembocadura del río Valdivia. La travesía es de aproximadamente dos horas y media y, una vez en Corral se sugiere visitar el Castillo San Sebastián de La Cruz, construido en 1645,  y admirar los numerosos cañones emplazados en su interior.  En el verano hay representaciones históricas en el lugar. Además, los restaurantes de pescados y mariscos en Corral garantizan un gran momento gastronómico.

La isla Mancera, en tanto, es un centro de veraneo de antiguas casas con jardines. La isla fue declarada Zona Típica, y destaca su mayor atractivo: el Castillo San Pedro de Alcántara, declarado Monumento Histórico. El Castillo fue construido en 1645, tras recuperar la zona del dominio holandés. Durante el verano se realizan festivales culturales y artesanales.

Los Molinos: A 17 kilómetros al oeste de Valdivia, es un pueblo que encanta por su playa, los montes con vegetación que lo rodean y los botes de pescadores que descansan en las aguas de la bahía. No obstante, se asegura que el mayor atractivo del lugar son sus restaurantes de mariscos y pescados que ofrecen abundancia y bajos precios.

Parque Oncol: Son 754 hectáreas de pura selva valdiviana, que cuenta en su fauna al monito del monte y a la ranita de Darwin, ejemplares endémicos del lugar. Desde la cima del cerro, de 715 metros de altura, se observa la cordillera de Los Andes y sus volcanes, mientras por el oeste aparece el océano Pacífico en toda su dimensión. Es posible pernoctar en el lugar y  realizar canopy. También hay senderos de trekking.

img_banner