La noticia fue confirmada en París

Chile ingresa a la OCDE y da un nuevo paso para alcanzar el desarrollo

Los avances económicos experimentados en las últimas décadas fueron fundamentales para que las 30 naciones más desarrolladas del mundo aceptaran al país como nuevo socio.

jueves, 17 de diciembre de 2009  
_chileingresaalaocdeydaunnuevopasoparaalcanzareldesarrollo550x290thisischile

Ya es oficial: a partir del 2010 Chile formará parte de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). La decisión, dada a conocer en París al ministro de Hacienda Andrés Velasco, significa el exitoso fin de un proceso que comenzó el año 2007 y que demandó el cumplimiento de una serie de requisitos.

Entre ellos, adecuadas políticas educacionales, agrícolas, financieras, fiscales, tributarias, laborales y medioambientales, que fueron sometidas a una estricta revisión por más de 20 comités especializados, cuya misión fue evaluar el apego a los estándares establecidos por los países miembros de la OCDE.

Fruto de este examen, el Estado de Chile debió implementar algunas modificaciones legislativas en materia de regulaciones para los gobiernos corporativos de empresas privadas y Codelco, intercambio de información tributaria y de responsabilidad penal de las empresas de cohecho y lavado de activos, entre otras mediadas.

Una vez realizados estos cambios, el país quedó en condiciones de acceder al denominado "club de países ricos". "Estar aquí es un reconocimiento para Chile. Esta es una asociación de países democráticos, con las instituciones más fuertes, los estados más transparentes y los mejores instrumentos para luchar contra la pobreza y la desigualdad. Recibimos esta invitación con orgullo y humildad", señaló Velasco, una vez conocida la noticia.


Nuevas oportunidades

Además de un reconocimiento internacional a los progresos y logros de país, el ingreso de Chile al organismo reportará beneficios en diversos ámbitos. Los sectores tecnológicos, medioambientales y de educación, por nombrar algunos, recibirán importantes estímulos de capitales extranjeros, al tiempo que se abrirán nuevos espacios para intercambios estudiantiles.

También es esperable un aumento del empleo y la concreción de acuerdos de doble tributación con países como EE.UU., Australia, Italia y Finlandia, mejorías en las políticas públicas y una mayor transparencia tanto en el sistema público como privado.

Si bien se cierra un ciclo, ahora comienza otro, sumamente complejo y demandante. Pasar a formar parte del grupo de 30 países que en conjunto representan el 80% del Producto Inerno Bruto (PIB) mundial, no sólo enfocará los ojos del mundo en Chile, sino que significa asumir a su vez una serie de desafíos, acordes con la nueva categoría a la que se acaba de ingresar.

Así, Chile ha logrado un "sello de calidad", según lo calificó la presidenta Michelle Bachelet. "Gracias a que el país ha consolidado la democracia, la gestión económica responsable, el crecimiento sostenido, con una preocupación infatigable y creciente por mayor equidad y protección social", afirmó.