Lago Llanquihue, pueblos notables y el esplendor del Osorno

Uno de los circuitos lacustres más bellos de Chile. Puerto Varas, Puerto Octay, Frutillar y los saltos del Petrohué.

jueves, 09 de julio de 2009 Categoría: Turismo - Vida diaria
Catedral Osorno Catedral Osorno (Photo:TurismoChile)

Son 185 kilómetros de circuito en que se rodea al Llanquihue, el segundo lago más grande de Chile con sus 87.770 hectáreas de territorio y que sólo es superado por el lago General Carrera. Descubierto por Pedro de Valdivia en 1552, permaneció sin intervención occidental hasta la llegada de los colonos alemanes a fines del siglo XIX.  Su arribo provocó que hoy existan hermosos sitios patrimoniales que tienen aires europeos. La magnificencia del perfecto cono del volcán Osorno y los saltos de agua que lo circundan completan el magnífico recorrido.

Puerto Varas: Llegar a esta ciudad distante a sólo 20 kilómetros al norte de Puerto Montt, es un espectáculo. Junto con la aparición de la ciudad, se vislumbra el lago Llanquihue y el volcán Osorno en plenitud. Conocida como la Ciudad de las Rosas, por la gran cantidad de este tipo de flores que adorna calles, se caracteriza por antiguas construcciones del siglo pasado, entre las que destacan 10 Monumentos Nacionales y la declaración de Zona Típica de una parte de su trazado. Cuenta con casino de juegos y completo comercio. Entre varias playas  se recomienda visitar la Niklitschek, ubicada a 7 kilómetros y rodeada de naturaleza.

Saltos del Petrohué: Un torrente gigantesco de agua proveniente del Lago Todos Los Santos y las formaciones rocosas existentes en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, son los elementos de los monumentales saltos del Petrohué. Hay pasarelas para acercarse a las aguas. Acceso controlado por Conaf. Los saltos están a 76 kilómetros al este de Puerto Varas.

Volcán Osorno: Fue llamado Hueñauca, que quiere decir peligro en las alturas en lengua mapuche. Es el macizo andino que identifica la región, con un cono perfecto y 2652 metros de altura. Posee un clima muy variable con abundantes precipitaciones. Presenta dificultad media con un tiempo de ascenso de 6 a 7 horas. Recomendable para trekking sólo en verano. Durante el invierno se puede esquiar por sus laderas, hay una decena de pistas y cuatro tipo de arrastres. Está a 68 kilómetros de Puerto Varas.

Puerto Octay: En la vertiente norte de la ribera del Llanquihue se encuentra esta tranquila ciudad poblada desde 1852. En sus calles se mantienen en buen estado numerosas casas del 1800, legado de la colonización alemana. Entre éstas, destaca el Museo El Colono, cuya temática recrea las vivencias de los colonizadores y el desarrollo comunal. Parte de su colección se exhibe, además, en la Casa de la Cultura y en el Galpón Museo. Hay muchos balnearios cercanos y espléndidas vistas a las montañas, sobre todo en la Península Centinela en donde el lago aparece a ambos lados del camino. Kuchen y cazuelas en lo gastronómico.

Frutillar: De lejos una de las ciudades más bellas del circuito. Distante a 26 kilómetros al norte de Puerto Varas, hay antiguas casonas alemanas que aún perduran en sus calles realzando la belleza de la costanera y evidenciando el cuidado de los vecinos. El poblado es sede de las Semanas Musicales, evento veraniego con música docta que ocupa el bello Teatro del Lago, también se recomienda visitar el Museo Alemán, con interesante molino de agua, la costanera Phillipi y la Reserva Forestal Winkler, con bosque nativo y caminatas. Frutillar es el sitio perfecto para experimentar una verdadera once alemana.

Llanquihue: Espera con la novedosa Ruta de la Cecina, las mejores cervezas artesanales del sur, como la muy recomendable Colonos, y de una serie de antiguas casonas patrimoniales. Este lugar fue el primer asentamiento de los colonos alemanes en 1852.

img_banner