Coyhaique, capital de la Carretera Austral

En la Región de Aysén, con raíces chilenas y argentinas, hay un paso obligado para internarse en la ruta patagónica.

viernes, 10 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Coyhaique Coyhaique (Photo:TurismoChile)

Un persistente frío casi todo el año,  hace que los más de 50 mil habitantes de la ciudad vivan al abrigo de chimeneas que aroman los vientos. La naturaleza se manifiesta en silencio con el espectáculo de grandes montañas nevadas.

Ubicada a 1.649 kilómetros al sur de Santiago, todos los caminos parecieran llevar a Coyhaique. Es la capital regional de una zona con pocos poblados y que se conservó ajena a la colonización española, manteniéndose en sus canales y en la vertiente oriental de los Andes asentamientos prehispánico . Entre 1903 y 1906, y luego de  varios intentos, se instaló en el Valle del Río Coyhaique la administración de la compañía más importante de la Región, La Sociedad Industrial del Aysén, la que se dedicaba a la cría de ovejas. En ese lugar conocido como la Pampa del Corral, el 12 de Octubre de 1929, se fundó el pueblo de Baquedano, que luego cambiaría de nombre por el de Coyhaique.

Hoy es un pujante lugar de comercio y se ha transformado en una ciudad moderna, con variados servicios es el punto de partida para recorrer la región de Aysén. Recorriendo la Carretera Longitudinal Austral, desde Puerto Montt, a través de parques naturales y hermosos parajes es posible arribar a Coyhaique. También hay aviones que cubren la ruta en dos horas desde Santiago.

Atractivos de la ciudad

La plaza de armas es pentagonal, la única en su tipo en Chile. Diez calles desembocan en las arboledas que comprenden el principal centro ciudadano de Coyhaique. Destacan la Glorieta, terraza del Odeón, y la Fuente Central, que se conservan desde su construcción en la década de 1930.

A un costado, entre la calle Horn y Dussen, se ubica la Feria Artesanal, con muestras en curtido natural de cueros y sus múltiples aplicaciones; tallados en madera nativa, cerámicas, petroglifos, trabajos en fibras vegetales y cestería, entre otros. Las artesanías provienen desde distintos puntos: Puyuhuapi, Puerto Cisnes, Puerto Aysén, Puerto Ibáñez, Villa Ortega, Chile Chico, Lago Verde y Cochrane.

Monumento al Ovejero: Postal obligada y símbolo de Coyhaique. Su historia es curiosa; la actual obra se instaló primeramente en Punta Arenas, en 1944, para ser sustituida 18 años después por una versión en bronce. La original se vino a la ciudad, fue creada por el escultor Germán Montero, sobre la base de la figura del ovejero local Abel Oyarzún y sus perros.

Museo Regional de la Patagonia: Ubicado a media cuadra del Ovejero, exhibe el patrimonio de los colonos y de los antiguos habitantes de la región: los Aonikenk. La muestra incluye características naturales e historia, desde las primeras ocupaciones aborígenes hasta el período de la colonización, con una completa muestra de la formación de la geografía regional. Se encuentran testimonios históricos y utensilios domésticos de las etnias originarias, y de los colonizadores chilenos y extranjeros, fotografías, cartas geográficas, textos, documentos y archivos de gran importancia.

Reserva Coyhaique: La naturaleza circunda todo Coyhaique. Esto queda en evidencia a sólo 5 kilómetros al norte de la ciudad, en las 2676 hectáreas protegidas de bosques como la lenga, coigüe y ñirre, sobrevivientes de los incendios provocados por los colonos a mediados de siglo XX y que dejó gran parte del territorio convertido en estepa. Hay una serie de senderos para visitar lagunas, la más popular Laguna Verde, y un trekking que atraviesa el bosque de lenga y permite acceder a la cumbre del cerro Cinchao, de 1.361 m. de altitud.

Piedra del Indio: Cerca del río Simpson, en dirección poniente, se encuentra la afamada Piedra del Indio, formación rocosa esculpida por los elementos erosivos, dándole forma de perfil humano. Se puede apreciar desde el puente colgante sobre el río Simpson.

Atractivos cercanos

Río Simpson: Uno de los mejores lugares para pescar a sólo dos kms. de la ciudad. Ofrece condiciones óptimas para la pesca con mosca de truchas fario y arco iris. Este río corre a lo largo de un estrecho valle de 40 kilómetros. Posee gran número de rápidos, corrientes y pozones, ideal para la práctica de deportes como kayak y rafting, por lo cual es escenario del Festival de Kayak de la Patagonia.

Puerto Aysén-Puerto Chacabuco: Poblados casi hermanos, separados por pocos kilómetros y con identidades definidas. Chacabuco, ubicado a 79 kilómetros de Coyhaique, es un puerto de embarcaciones mercantes en  las que viajan principalmente los turistas que se dirigen a la Laguna San Rafael. Enfrenta a los canales patagónicos y a cerros llenos de bosques, mientras que en sus pocas calles se respira tranquilidad. Hay hoteles de buen nivel.

Puerto Aysén, distante a 65 kilómetros al oeste de Coyhaique, se ubica a los pies del Cerro Marchant, en las confluencias de los ríos Aysén y Los Palos. Sus alrededores, paisajes de montañas con exuberante vegetación y cumbres nevadas, fiordos y canales, destacan además del poblado de más de 10 mil habitantes siempre amables con los viajeros. Llama la atención del visitante el puente colgante Presidente Ibáñez, el más largo del país con 210 metros de largo y construido con cables de acero principalmente. Fue declarado Monumento Nacional. Recomendable pasar por la plaza de Armas y comprobar la pacífica existencia de este pueblo.

Lago Elizalde: Coigües y lengas cubriendo los lomajes, es el paisaje ribereño de este angosto lago, uno de los más emblemáticos  al sur de Coyhaique. Sólo 33 kilómetros lo separan de la cuenca lacustre que tiene 25 kilómetros de longitud y 2 kilómetros de ancho. Ideal para actividades como la pesca y el trekking, cuenta con hosterías y un puerto para lanchas. Es el punto de partida para salir a otros lagos como el Caro, la Paloma o Atravesado.