Tierra del Fuego, paraje para descubrir

Cruzando el Estrecho de Magallanes, una enorme isla guarda secretos atractivos y lejanos misterios.

viernes, 10 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Tierra del Fuego Tierra del Fuego (Photo:Jorge López)

Nombre mítico de la historia de la navegación y de aventureros que penetraron este territorio de 2,7 millones de hectáreas en el territorio chileno. Dividido por una línea imaginaria con Argentina, para llegar a la isla es preciso navegar en modernos ferrys o usar una avioneta que en 12 minutos llega a Porvenir, principal poblado de Tierra del Fuego.

Llegar a la zona sigue siendo una aventura. Porvenir, Cameron, Onaisin y Cerro Sombrero son los cuatro centros poblados dentro de este gran territorio que se interconecta por carreteras de ripio. Tierra del Fuego fue avistada por primera vez en 1520 por Hernando de Magallanes y luego visitada por  grandes nombres de la marinería mundial que buscaban nuevos pasos interoceánicos.

Los siglos posteriores, exploradores y busca fortunas de todo el mundo se internaron en las tierras de los Selk’nam, los habitantes originarios de Tierra del Fuego, quienes fueron perseguidos y exterminados completamente por la violencia y las enfermedades occidentales. No obstante su desaparecimiento las raíces de su sangre siguen vivas en la curiosa mixtura de razas que se produjo y que sigue haciendo de la isla lugar de gente fuerte, orgullosa de sus orígenes y amable con los foráneos. Dentro de la extensa geografía local, donde montañas nevadas, grandes bosques, pantanos y pampas se hacen presentes, destacan los siguientes puntos de interés:

Porvenir es la ciudad principal de la isla, fundada en 1894, y cuenta con un poco más de 5 mil personas. Sus orígenes provienen de la fiebre aurífera a finales de siglo XIX, donde llegaron inmigrantes croatas y aventureros chilenos que luego fueron los gestores de las estancias para el ganado ovino, llamado oro blanco. Se recomienda visitar  la plaza, la costanera y el museo Fernando Cordero, que contiene momias selk`nam y documentos de Julio Popper, el rey de Tierra del Fuego, quien se enriqueció con el oro mineral y fue autor directo de las matanzas indígenas.  Además está el cementerio municipal y el Parque del Recuerdo, con antiguas máquinas mineras en exhibición libre.

El cordón Baquedano está ubicado  a 50 kilómetros al sur de Porvenir y tiene la vista más espectacular del Estrecho de Magallanes. Se puede visitar un área de extracción aurífera donde los pirquineros realizan la faena con un plato grande de metal en el río, tal como en las películas del oeste. Hay posibilidades de cabalgatas de dos o más días.

Onaisín es una antigua estancia fundada en 1833 por la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego, un gigantesco consorcio que efectuó la actividad ovina hasta mediados del siglo XX. Destacan los edificios de época y los cementerios de Colonizadores de Onaisín y de San Sebastián, ambos Monumentos Nacionales. Excelente lugar para fotografías.

Con gran vista hacia la Cordillera Darwin y la isla Victoria en medio de sus aguas, el lago Blanco es el gran destino de la pesca con mosca en Tierra del Fuego. Hay castores, la gran plaga de Patagonia, que han echado abajo enormes extensiones de bosques para hacer sus hogares. Es posible tomar panorámicas completas del Blanco al ascender al cerro Cuchilla de 800 metros, que toma 8 horas de caminata ida y vuelta. Es el imperdible de la zona. Hay que llevar provisiones y combustible. Se ubica a 210 kilómetros al suroeste de Porvenir.

El parque natural Karukinka (Nuestra tierra, en lenguaje selknam) es un área modelo de conservación. Se trata de 270 mil hectáreas de bosques que se salvaron de terminar convertidos en chips y que ahora cuentan con un Plan de Uso Público que tiene como objetivo abrir el parque, permitiendo el desarrollo de actividades de manejo, educación, investigación y turismo para la conservación. Se puede visitar el sector de Lago Escondido, parte de Karukinka, del cual nace el curso de agua más importante de Tierra del Fuego: Río Grande.