Antártica, la última frontera

Territorio blanco en el que conviven fauna, científicos y aventureros, en medio del gélido clima más austral del mundo.

viernes, 10 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Antartica Antartica Foto:Turismo Chile

El territorio antártico chileno tiene una extensión de 1.250.000 kilómetros cuadrados. Un tamaño muchísimo mayor al territorio continental chileno y que transforma a esta gélida zona en uno de los máximos patrimonios del país, tanto por su riqueza natural como por sus notables recursos naturales.

Se puede visitar en cruceros, como la nave Antarctic Dream (un rompehielos holandés remodelado)  o en buques científicos, y por vía aérea desde Punta Arenas. Ambas opciones son igualmente atractivas. Desde luego, por vía marítima se tarda mucho más; el vuelo une los 1.250 kilómetros en tres horas, y se arriba  a la base Teniente March en Tierra de O’Higgins, donde se encuentra la mayor parte de las bases científicas internacionales.

Los viajes son por uno o dos días debido a las dificultades geográficas y climáticas del continente helado. En la región se realizan caminatas de observación de la fauna antártica, lobos marinos sobre todo durante la mañana y en la tarde pingüinos Papuas en la isla Ardley. Si hay suerte se pueden ver desde elefantes marinos a orcas o ballenas. También se ofrecen sobrevuelos en helicóptero por distintas zonas antárticas y excursiones en motos de nieve.

La Fuerza Aérea en Villa las Estrellas, el único poblado del lugar, posee una hostería con capacidad para 80 personas. Ofrece alojamiento a visitas y científicos nacionales o extranjeros, con contacto previo. También existe un andarivel de arrastre de 100 metros de largo que permite desarrollar actividades de esquí en las cercanías de la base. Allí hay una escuela, un hospital, una sucursal bancaria, oficina de correos y un local de venta de souvenirs. Cerca de la villa hay también una pequeña capilla.

img_banner