Vinos

Vino en Chile

Tierras fértiles y valles privilegiados para producir mostos. La naturaleza quiso que así fuera y es fácil comprobarlo.

viernes, 17 de julio de 2009  
Rutas del vino Rutas del vino (Photo:Revista Placeres)

- Guía completa de los vinos y las viñas de la ruta

Tan antiguos como el descubrimiento de Chile, los viñedos de la zona central del país tienen una tradición más que centenaria. El vino se ha transformado en parte de la identidad nacional, en uno de los productos con mayor número de unidades exportadas y ha transformado a los valles nacionales en referencia obligada entre los expertos de todo el mundo.

En las últimas décadas, la introducción de nuevos capitales y tecnologías ha permitido desarrollar lo mejor de cada uno de los valles, desde la zona del Elqui hasta Constitución. Cepas y vinos diversos y variados identifican cada zona del territorio.

Los valles están ubicados preferentemente cerca de ríos que bautizan su origen y entre montes de los Andes o de la cordillera de la Costa. La influencia de los vientos marinos y el clima mediterráneo, con estaciones marcadas y temperaturas sin grandes variaciones entre el día y la noche, se unen a la riqueza de la fértil tierra para incrementar la producción.

Dentro de los principales tipos de cepas que se producen en Chile, destaca el Carménère, reencontrado en 1994 en territorio nacional luego de haberse dado por perdida en el mundo por más de un siglo. Volvió en gloria y majestad tras estar escondida entre las uvas del Merlot.

Otras cepas que tienen gran fama son la Cabernet Sauvignon, especie de imperdible en la historia de los caldos en el país, y la Syrah, cuya irrupción se remonta a pocos años y que ha dado vinos concentrados, poderosos y sabrosos. En tanto, entre los vinos blancos, aromáticos, frutosos y de sabores suaves pero definidos, destacan las cepas Sauvignon Blanc y Chardonnay.

Me gusta el vino porque el vino es bueno, recita el cantautor chileno Tito Fernández, El Temucano; misma sentencia que deben hacer los visitantes al país que conocen las bondades de los mostos cuando visitan alguna de las viñas chilenas.

Los Valles

El Valle Central se extiende al sur del río Aconcagua y al norte del Bío-Bío. Está entre Los Andes y la Cordillera de la Costa y se trata de una zona perfecta para la producción de excelentes vinos. Se subdivide en varios sectores.


Valle del Aconcagua

Ubicado hacia el norte de Santiago este valle se caracteriza por la producción de vinos finos. Numerosas viñas hay en esta zona y todas se pueden visitar en tours o en forma independiente. Algunas clásicas viñas aquí son Sánchez de Loria, Viña Von Siebenthal, Viña Errázuriz y Viña San Esteban. 

Valle del Maipo

Está al sur de Santiago y limita por el este con la Cordillera de Los Andes y por el oeste con la Cordillera de la Costa. Hacia el norte limita con el cordón montañoso de Chacabuco y al sur, con el de Angostura de Paine. Este Valle se divide en tres zonas: Maipo alto, a más de 650 metros sobre el nivel del mar; Maipo medio, entre 550 y 650 metros, y Maipo bajo, a menos de 550 metros. Los llanos del Maipo recogen la fuerza del torrente que baja desde la alta cordillera, trayendo las aguas del deshielo, ricas en oxígeno y minerales, que riegan generosamente las vides en torno a su cauce.

Valle de Rapel

Comienza a 60 km al sur de Santiago, entre las ciudades de  Rancagua por el norte y de Chimbarongo por el sur. Las especiales características de clima y suelo de este valle permiten el cultivo de una amplia variedad de cepas. Está dividido en dos zonas, Cachapoal y Colchagua, las cuales han ganado gran prestigio internacional, especialmente para el desarrollo de las cepas Carmenere y Syrah.

Valle de Curicó

A 200 kilómetros al sur de Santiago, Curicó es una zona de amplios planos  en donde la vitivinicultura se ha desarrollado gracias al clima propicio  y  al riego de los ríos Mataquito, Lontué, Teno y Claro. Clima y suelo privilegiados para la obtención de vinos.

Valle del Maule

El valle del Maule es la zona más austral del Valle Central de Chile. Debe su nombre al Río Maule, que se ubica a 252 kilómetros al sur de la ciudad Santiago. Se trata de tierras generosas, con amplia tradición productora, a las que se han incorporado cepas escogidas,  moderna tecnología y experiencia vitivinícola.

Para más información puede también visitar Vinos de Chile.

img_banner