Preparación de alto nivel

Chile destaca como uno de los mejores destinos mundiales para estudiar enología

La fuerte relación entre enología y vitivinicultura es una de las grandes apuestas que marcan la diferencia entre los programas en Chile y los que se ofrecen en Europa y Estados Unidos.

jueves, 06 de mayo de 2010  
Chile destaca como uno de los mejores destinos mundiales para estudiar enología En Chile, el estudio de la enología pone también especial énfasis en el tema vitivinícola

- Industria chilena del vino cautiva a enólogos extranjeros

- Vinoterapia: las bondades terapéuticas del vino chileno
- Expertos chilenos determinan calidad del vino a través de métodos científicos
- Viña chilena incorpora botellas ecológicas para sus vinos


Pese a la crisis económica mundial, la industria chilena del vino gozó de buena salud en 2009, totalizando exportaciones por US$ 1.391 millones, con el Reino Unido, Estados Unidos y Brasil, como destinos principales.

El éxito de los mostos del país sudamericano, no es producto sólo de la rica variedad de climas y la calidad de las uvas chilenas. De nada serviría contar con la materia prima si atrás no existiese un recurso humano altamente capacitado, formado en las propias universidades chilenas y que hace posible que el vino sea un producto exportable de primer nivel.

Esta realidad convierte al país sudamericano no sólo en un excelente lugar para el desarrollo de la enología, sino que en un destino a tener en cuenta por parte de los profesionales que deseen especializarse en la materia. Quien opte por Chile no tendrá ningún inconveniente para trabajar en la industria del vino en cualquier rincón del mundo, ya que la preparación académica presenta ventajas que la sitúan incluso a un nivel superior, en comparación con otros países que participan en el mercado del vino.

Es que para ser enólogo en Chile en primer lugar, se debe estar en posesión de un título universitario, generalmente ingeniero agrónomo, aunque pueden también especializarse biólogos, ingenieros en alimentos, bioquímicos e inclusive en algunos casos ingenieros civiles.

"Para ser enólogo en Chile debes tener estudios superiores y por lo tanto hay una profundización bastante importante en aspectos vinícolas y enológicos respecto a la producción del vino", explica el doctor Alvaro Peña, académico encargado del Magíster en Enología y Vitivinicultura que dicta la Universidad de Chile, una de las más prestigiosas de América Latina.

El programa, agrega, tiene otra diferencia a favor, en comparación con cátedras de primer nivel que se dictan en California,  Estados Unidos, Adelaida en Australia, Montpellier o Burdeos en Francia y Tarragona y Madrid, en España.

"En contraste con estos países, ponemos un énfasis especial en el tema vitivinícola, que hoy es fundamental. Sin buena materia prima y sin un buen trabajo en el campo es imposible hacer buenos vinos", detalla el doctor Peña.

Confirma esta realidad la española Noelia Orts, Licenciada en Enología de la Universidad Politécnica de Valencia. Ha recorrido el mundo y trabajado en distintas viñas. Llegó a Chile para trabajar en su área, pensando permanecer unos tres o cuatro meses, aunque enterada de la existencia del magíster de la Universidad de Chile y tras comprobar personalmente la calidad de los enólogos chilenos, decidió cursar el programa que dura al menos un año y medio. 

"Al trabajar en una viña chilena, conversar con su enólogo y con otros agrónomos de la Universidad de Chile vi el alto nivel de conocimiento que tenían. La visita a bodegas con grandes inversiones en tecnología y viñedos de una sanidad envidiable, confirmó mi percepción de que la visión chilena es muy distinta a la europea", relata.

La fuerte relación entre vitivinicultura y enología, que menciona el doctor Peña como uno de los pilares del magíster, también es destacada por la hispana. "No se presentan como dos mundos paralelos sino como un todo, cosa que se olvida en Europa. Tal vez sea porque en Chile para ser enólogo primero hay que estudiar agronomía mientras que en España puedes ser agrónomo, licenciado en químicas o farmacia. Para hacer un gran vino se necesita una excelente uva", subraya.

Enólogos de nivel mundial

Estudiar enología  en Chile no sólo permitirá aprender conceptos distintos a los que se utilizan en otros lugares del mundo, a excepción de Nueva Zelanda, país que tiene una forma de trabajo similar a la chilena.

La preparación y la experiencia que ofrece la realidad chilena permite también un excelente desempeño, incluso en los más elevados estándares internacionales. Durante su preparación, los enólogos de la Universidad de Chile suelen realizar vendimias en el extranjero, donde ponen a prueba su preparación.

"Nuestros egresados recorren todos los continentes. Estamos hablando de Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Europa, Estados Unidos y Europa del Este, donde son muy valorados profesionalmente. Sienten que lo aprendido en Chile suele ser del nivel o incluso superior a lo que aprenden sus pares extranjeros", destaca el doctor Peña.

Visión similar es la que expone Orts, quien cree que los profesionales chilenos no tienen nada que envidiar a los enólogos formados fuera del país. "Son personas que han viajado mucho y trabajado en otros países. La calidad también se percibe en los profesores a quienes se les nota que no es sólo su trabajo, sino que su pasión y esa pasión la contagian," concluye.

img_banner