Cielos despejados

El norte de Chile ofrece todos los años a los científicos del mundo más de 320 noches absolutamente nítidas.

martes, 15 de junio de 2010  
 

Por su vasta extensión longitudinal, desde más allá del Trópico de Capricornio por el norte hasta el mismísimo Polo Sur en su límite austral, el territorio chileno presenta a lo largo de 8.000 kilómetros un abanico con 19 climas, con variedades desérticas, estepáricas, templadas, continental y de hielo.

En las zonas más boreales, reina el destemplado del desierto de Atacama, el de mayor aridez en el planeta, cuyos cielos ostentan la condición de ser de los más nítidos del globo, con más de 320 noches despejadas anualmente, lo cual lo ha convertido en la meca de la astronomía.

Tal es así, que desde mediados del siglo pasado, universidades extranjeras, agencias gubernamentales extranjeras y los principales consorcios científicos internacionales han viajado hasta Chile para implementar sus equipos más modernos, como lo fueron desde la década de los 60 las instalaciones en el cerro Tololo.

img_banner