Cultura y entretención

Ya sea si quiere bailar hasta tarde en una discoteca, visitar museos ricos en historia o degustar tintos en una viña. Las actividades abundan.

viernes, 17 de julio de 2009  
Cultura y Entretención

El deporte y el arte lo podemos practicar y también admirar como espectadores. A lo largo del país hay una red de infraestructura deportiva. El fútbol es el deporte más popular, el tenis ha dado jugadores de nivel mundial; también se realiza el Rally Dakar, donde destaca el campeón mundial Carlo De Gavardo. Otros deportes, como el golf, el rugby, la pesca deportiva, el automovilismo, y el polo son de interés de grupos más exclusivos; y en el medio popular la atención se centra en el rodeo, la hípica, el box, el ciclismo y el básquetbol.

La expresión artística es variada y de singular interés. La plástica, el cine, la música y especialmente la literatura, son expresión del alma y la historia de la nación, de sus ilusiones, dolores y alegrías.

Agenda abierta

La agenda cultural es diversa durante todo el año. Principalmente se desarrolla en Santiago, con megaeventos musicales masivos, la visita de grandes estrellas internacionales como Madonna, Kiss, Silvio Rodríguez, U2, Luciano Pavarotti, Roger Waters o Joan Manuel Serrat.

También se presentan espectáculos de fantasía como Cirque du soleil y se realizan conciertos de música popular y selecta, presentaciones de danza clásica, moderna o folklórica, en recintos abiertos y cerrados. En lugares más pequeños y apropiados se cultiva el jazz y el folclore; son múltiples los clubes y las peñas, estas últimas popularizadas desde la vida y la obra de Violeta Parra, quien creó en los años 60 la Peña de los Parra. Se trata de lugares de reunión en los que se comparte música popular, poesía, danza y gastronomía típica.

Momentos de esparcimiento o descanso se encuentran también en discoteques y pubs, con música techno, house, drum and bass y rock; y en salsotecas que muestran la influencia de la colonia cubana en Chile, e invitan a bailar y beber mojitos espiritosos. Bailar y compartir con la juventud es una forma sencilla y divertida de conocer un país y su gente. Esa informalidad se puede disfrutar alrededor de una cerveza, un pisco sour o una copa de vino.

Con otro ritmo, en la tradición del Chile profundo están sus fiestas típicas que, a lo largo del año y del territorio, ofrecen buenos motivos para celebrar y hacer viajes entretenidos. Hay festejos, como la de La Tirana en el norte, que trascienden su origen religioso y se constituyen en un panorama atractivo para pasear, salir a comer y bailar.  También, hay sectores de la producción que se expresan en fiestas locales, como la fiesta de la vendimia que incluye juegos populares y canciones.

img_banner