Gastronomía

El vino chileno goza de gran prestigio mundial. Las humitas y los mariscos son también una delicia.

viernes, 17 de julio de 2009  
Gastronomía

- Deliciosos frutos exóticos de Chile


La gastronomía chilena invita al extranjero a disfrutar la comida casera, producto del ingenio cotidiano que recrea las recetas heredadas por la tradición. Unos pocos ejemplos: la cazuela, el charquicán, el caldillo de congrio, las populares empanadas, y las humitas, abren cualquier apetito y gratifican cualquier paladar.

Por supuesto que deben también acompañarse de una botella de vino chileno, que ha alcanzado renombre internacional. El 2008 el vino Clos Apalta 2005 de la Viña Casa Lapostolle obtuvo el primer puesto en un ranking elaborado por la prestigiosa revista internacional Wine Spectator.

Las comidas típicas locales están en las fiestas gastronómicas de norte a sur y en los mercados, y sus mejores representantes son el curanto, el cebiche, la plateada con quinoa, la cazuela marina, el estofado de cordero a la ostra y otros célebres platos de la comida marina. Si se trata de ofertas sofisticadas e internacionales o de nueva cocina, en las cadenas de restoranes de Santiago y regiones las opciones son variadas. Y están, por supuesto, los distintos tipos de empanadas, fritas y al horno, y delicisosos sándwiches al paso, entre los que destacan el churrasco y el lomito.

Restaurantes para elegir

En Chile  es posible encontrar restaurantes de todo tipo y diferentes precios. Desde comida étnica hasta comida rápida. En regiones predominan los restaurantes de comida chilena, carnes, comida china e italiana. En la capital se encuentra comida tai, peruana, vietnamita, coreana, rusa, hindú, y de culturas muy diversas. Al consumir en un restaurante en Chile, la costumbre sugiere dejar una propina del 10% del consumo, que no está incluida en la boleta.

Generalmente, se deja sobre la mesa al pagar o se incluye en el total de la cuenta en caso de cancelar con tarjeta de crédito. Entre las bebidas típicas chilenas el número uno para abrir el apetito es para el pisco sour, una mezcla de pisco con jugo de limón de pica y azúcar; y para acompañar la comida y la conversación la gran variedad del prestigiado vino chileno.

img_banner