Se construirá en el norte de Chile

Grandes avances para la astronomía mundial permitirá el E-ELT en Chile

Director del proyecto detalló una serie de ventajas que reportará para la ciencia la instalación en el país del telescopio más grande jamás construido.

lunes, 09 de agosto de 2010  
Grandes avances para la astronomía mundial permitirá el E-ELT en Chile El astrónomo italiano Roberto Gilmozzi afirmó que el telescopio en Chile revolucionará la ciencia del espacio

Mantener el liderazgo astronómico mundial que el Oservatorio Europeo Austral (ESO) ha ostentado en los últimos es sólo uno de los objetivos del European Extremely Large Telescope (E-ELT), el telescopio más grande del mundo que se construirá en el cerro Armazones, en el norte de Chile, a partir del próximo año.

 

Así lo explicó a través de una videoconferencia desde Alemania Roberto Gilmozzi, astrónomo italiano que dirige el proyecto, quien además indicó que el telescopio permitirá una serie de avances para la astronomía mundial que cambiarán el panorama actual de esta disciplina.

 

Entre estos, destacó la búsqueda de nuevos planetas y estrellas, así como también la captura de imágenes nítidas que permitan descifrar si existe vida en otros lugares del universo. Asimismo, los especialistas podrán buscar respuestas a complejos problemas relacionados con la energía y la materia oscura, fenómenos de los que actualmente se tiene un conocimiento prácticamente nulo.

 

Además, los astrónomos podrán medir directamente la velocidad de aceleración de la expansión del universo  y captar objetos muy débiles y lejanos a la Tierra.

 

En esta última tarea, jugará un rol fundamental la óptica adaptativa con la que estará equipado el telescopio. Básicamente, esta función se encargará de resolver problemas que se presentan cuando la luz de un objeto lejano entra en la atmósfera, momento en el que se produce una turbulencia y cambia la dirección de la luz. Con esta óptica adaptativa, se podrá medir esta distorsión y determinar una luz similar a la previa al ingreso a la atmósfera.

 

Pero eso no será todo. De modo de optimizar aún más su rendimiento, se le dotará de una serie de instrumentos científicos que tendrán la habilidad para acoplarse a las distintas condiciones climáticas del cielo.

 

Aprovechando la cercanía con el VLT, telescopio que se encuentra situado en el observatorio Cerro Paranal, se elaborará un sistema de energía a gas que permita alcanzar los 10 megavatios, para estructurar una completa red de la cual podrán obtener información los astrónomos de los 14 países que integran ESO, así como también los profesionales chilenos.

 

Para evitar daños como consecuencia de la acción de la naturaleza, la cúpula del E-ELT estará diseñada con material antísismico capaz de resistir magnitudes similares a las del terremoto del pasado 27 de febrero.

 

En la videoconferencia participaron representantes de las industrias del software, construcción, académicos y estudiantes de astronomía, quienes se verán directamente  beneficiados con la instalación del telescopio. Incluso en materia académica, el ESO ha establecido una serie de convenios con universidades chilenas destinados a facilitar la participación activa de los astrónomos chilenos durante la etapa de construcción del E-ELT.

 

Se espera que el nuevo instrumento sea habilitado en 2019 y que en él trabajen cerca de 150 personas.

img_banner