Turismo cultural

La maravillosa aventura natural y tradicional que ofrece la Araucanía de Chile

Melipeuco es un pequeño pueblo ubicado en las faldas del volcán Llaima (de 3 mil metros de altura) y es el punto de acceso más fácil al Parque Nacional Conguillío.

martes, 26 de octubre de 2010 Categoría: Turismo - Deportes - Vida diaria
Casa típica de Melipeuco. Casa típica de Melipeuco.

Melipeuco es un pequeño pueblo ubicado en las faldas del volcán Llaima (de 3 mil metros de altura) y es el punto de acceso más fácil al Parque Nacional Conguillío. Se puede llegar tras toda una noche viajando en bus desde Santiago. En la parte sur de Conguillío se encuentra el Llaima, uno de los volcanes más activos de Chile, con erupciones frecuentes registradas desde el siglo 17 hasta el 2009. Con sus paisajes volcánicos, lagunas azules y grandes extensiones de bosques de araucaria –árbol característico de Los Andes-, el Parque Nacional Conguillío ofrece algunos de los paisajes más impresionantes de la región y se puede visitar por el día desde Melipeuco.

Camionetas y jeeps antiguos transitan por la calle principal de Melipeuco, rodeada por un puñado de viejos establecimientos comerciales de madera. En las calles laterales, los vecinos mantienen pequeño huertos en sus patios y están siempre dispuestos a conversar con los extraños que les pregunten sobre sus cultivos. La mayoría de la gente de Melipeuco –alrededor de 2 mil– nace y crece aquí, bajo la omnipresencia del volcán.

Se siente como si Melipeuco fuese la localidad más remota de Chile, con su volcán y fresco olor a pino. Sin embargo, se puede llegar fácilmente al pueblo en un bus que cuesta $1.000 pesos chilenos (US$2) y que sale desde el terminal de buses de Temuco (a nueve horas en bus y dos en avión desde Santiago), atravesando los verdes paisajes de la región.

Incluso en temporada alta es poca la gente que se detiene en Melipeuco, a pesar de estar a sólo 12 Km. de la entrada al Parque Nacional Conguillío. El parque fue fundado en 1940 para proteger el árbol nacional, la araucaria, y es parte de 32 parques nacionales, 36 reservas nacionales y 25 monumentos nacionales que componen 14 millones de hectáreas de tierras protegidas. Este árbol, que le da el nombre administrativo a la IX Región (“de la Araucanía”) crece solamente en las bajas laderas de los Andes en un área específica del sur de Chile. Sus ramas con hojas verdes de aspecto escamoso se extienden hasta la punta, semejando a un  paraguas. Son árboles muy longevos: la araucaria más antigua en Conguillío tiene 1.800 años.

Aunque el camino desde el pueblo al parque es largo y casi siempre ascendente, es un paseo ideal en trekking, ya que atraviesa haciendas y comunidades del principal grupo indígena en la zona: los Mapuches. También se puede llegar al parque en taxi y colectivo, que transitan entre el pueblo y el centro del parque en la Laguna Conguillío. Un taxi cobra alrededor de $20.000 pesos chilenos (US$40) mientras que en colectivo, el precio se divide entre cuatro o cinco pasajeros. A su vez, es frecuente que vehículos paren y lleven mochileros al parque de manera segura.

Una vez en su interior, el Parque Nacional Conguillío ofrece paisajes increíbles. Un campo de dunas de ceniza se extiende sobre la base del nevado Llaima hasta las orillas de la laguna de aguas turquesas. Más adelante, exuberantes helechos y árboles de lenga sombrean la carretera, mientras que, a mayor altura, una multitud de araucarias se extienden colina abajo por empinadas pendientes hasta la Laguna Conguillío en la base de las montañas, que en realidad son volcanes inactivos.

Todas las atracciones principales del parque están conectadas por una calle en buen estado y fácil de transitar, además de contar con senderos claramente señalizados según su nivel de dificultad, que van desde la laguna a otras vistas panorámicas.

El costo de admisión al parque para adultos extranjeros es de $4.000 pesos chilenos (US$8) y $2.000 pesos chilenos (US$4) para los niños. Los campings instalados alrededor de la laguna (administrados por el gobierno) cobran desde $4.000 pesos chilenos (US$8) a los mochileros, y hasta $70.000 (US$140) por una cabaña grande. El eco-lodge La Baita, cerca de la entrada del parque, ofrece alojamiento en piezas y cabañas con acceso a un restaurante y actividades organizadas por el staff del hotel.

El parque es perfecto para practicar el senderimso, pero pasar la noche en Melipeuco otorga la oportunidad de disfrutar de la cocina tradicional mapuche en El Ruko, una pequeña pensión atendida por su dueña, la señora Susana Higuera Baeza. Situada en Galvarino 063, justo al sur de la carretera principal del pueblo, la pensión de la Sra. Higuera es simple, pequeña y limpia. Hay agua caliente en el baño común y las camas son muy cómodas.

Por un poco más de plata, la Sra. Higuera le ofrecerá una contundente comida mapuche tradicional preparada con ingredientes de la región como digueñes (un hongo suave de color naranjo que crece en las ramas de los árboles) y piñones (el fruto de la araucaria). Durante las tranquilas noches, la dueña se sienta en el cálido comedor ubicado en la parte delantera de la casa y conversa sobre el pueblo, el volcán, las tradiciones gastronomicas de los Mapuches y la cultura Mapuche de la Araucanía. En la mañana le servirán un plato de huevos fritos, pan, café y un pequeño bloque de queso de cabeza cacero (“queso de chancho”, como le dicen en Chile). Todo el servicio, en temporada alta, no cuesta más de $10.000 pesos chilenos (US$20).

Se pueden conseguir mapas actualizados del Parque Conguillío en las oficinas de la Conaf, en la entrada del parque. Para más información sobre el parque, los senderos y las alternativas para alojar ingrese a www.conaf.cl.

La pensión “El Ruko” no tiene un sitio web, pero puede contactar a la Sra. Higuera llamando a su teléfono celular +56 9 8386 3525 o por correo electrónico a tutana_f@hotmail.com.

img_banner