En Santiago

Realizan curso de glaciología en Chile

La Universidad Central de Chile recibió a profesionales de todo el mundo para discutir sobre los problemas de abastecimiento de agua relacionados con el cambio climático,

martes, 09 de noviembre de 2010  
El Queen Mary 2 frente al glaciar Pio XI en Torres del Paine, Patagonia. El Queen Mary 2 frente al glaciar Pio XI en Torres del Paine, Patagonia.

Desde el norte de la Patagonia hasta la punta del continente americano en el Cabo de Hornos, inmensos campos de hielo y glaciares cubren una enorme porción del paisaje del sur de Chile, entre ellos el glaciar más grande del hemisferio sur. Con este privilegiado escenario,  la Universidad Central de Chile en Santiago organizó un curso de glaciología entre el 25 y el 29 de octubre, con el objetivo de ayudar a los participantes a comprender y afrontar las consecuencias locales y globales de los cambios en los glaciares.

 

El curso estuvo co-patrocinado por la Oficina Regional para Latino América y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Conferencia de Directores Generales Iberoamericanos del Agua (CODIA) y estuvo abierto a los representantes de organizaciones públicas del mundo de habla hispana y portuguesa y a profesores universitarios de disciplinas afines.

 

Los ecosistemas de hielo en los puntos más extremos del mundo se encuentran entre los más frágiles. Científicos e investigadores han pasado los últimos 30 años registrando cambios anuales en los campos de hielo de la Patagonia y mientras que algunos de los glaciares más grandes de la región continúan creciendo, la gran mayoría de éstos retroceden a una tasa promedio cercana a los dos metros por año.

 

El agua de deshielo de los glaciares que desemboca en el mar contribuye a elevar los niveles del agua. Se estima que el deshielo de los glaciares de Chile y Argentina aporta cerca del 60% del aumento global del nivel del mar.

 

Por esta razón, el derretimiento continuo de los campos de hielo es una preocupación tanto local como mundial, además de su vital importancia como fuentes de agua para las poblaciones andinas de América del Sur.

 

El curso presentó un enfoque multidimensional que revisa la evaluación, el monitoreo y la protección de glaciares en su estado actual, por lo que trajo participantes de diferentes culturas y áreas técnicas. Antes de llegar a Santiago, los participantes fueron organizados en grupos que representan a distintos países y cada uno presentó un caso de estudio por diez minutos sobre su país. Luego, pasaron a debatir en grupo estos casos de estudios.

 

A partir de ejemplos concretos a través del mundo, el programa se enfocó en el desarrollo de diversas estrategias para el estudio y la preservación futura de los glaciares, centrándose en los glaciares de Chile como el principal caso de estudio. Al reunir a profesionales de campos afines, el programa tuvo como objetivo evaluar y reforzar la estabilidad de los entornos de los glaciares de América Latina como resultado del cambio climático.

img_banner