Festival de cine

Cinta chilena Post mórtem gana cinco premios en La Habana

Historia del director Pablo Larraín ambientada en el golpe de Estado en Chile de 1973 obtuvo, entre otros galardones, el segundo lugar del prestigioso Premio Coral.

lunes, 20 de diciembre de 2010 Categoría: Cultura - Espectáculos - Cine
Mario registrando los reportes de autopsia en la morgue de un hospital cuando recibe un cadáver muy Mario registrando los reportes de autopsia en la morgue de un hospital cuando recibe un cadáver muy especial.

El director chileno Pablo Larraín ha ganado reconocimiento mundial por su oscuro drama Post mórtem, incluyendo una nominación al León de Oro en el Festival de Cine de Venecia 2010.  Ahora, tiene una serie de premios que a añadir a su colección.

 

En la última versión del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana, Cuba, la cinta se llevó los cinco galardones más importantes, entre ellos el Segundo Premio Coral, el equivalente a la categoría “Mejor Película”.

 

El largometraje también ganó por el Mejor Guión y el especial Premio Fipresci de la Federación Internacional de Prensa Cinematográfica. Los también chilenos Antonia Zegers y Alfredo Castro se adjudicaron los reconocimientos por Mejor Actriz y Mejor Actor.

 

Post mortem recoge el hilo de la anterior película de Larraín, la internacionalmente reconocida Tony Manero. La cinta, también protagonizada por Alfredo Castro, cuenta la historia de un asesino en serie que vive en la época de Pinochet, obsesionado con el personaje de John Travolta en “Fiebre de sábado noche”.

 

En Post mórtem, Castro interpreta a Mario, quien trabaja en una morgue del hospital escribiendo informes de las autopsias. En medio del golpe militar de 1973, Nancy (interpretada por Antonia Zegers), una bailarina de cabaret, quien es además la vecina con quien Mario siempre ha fantaseado, desaparece misteriosamente el mismo día del derrocamiento de Salvador Allende.

 

Después de una violenta incursión de efectivos uniformados en la casa de la familia de su amada, el protagonista se entera también de la detención de su hermano y de su padre. Aproblemado por la idea de perder a Nancy, comienza una frenética búsqueda por buscar a la bailarina. Mientras uniformados se apoderan también de la morgue y los cadáveres se amontonan, Mario lleva a cabo su trabajo, pero no puede conseguir sacarse de su mente a Nancy, pensando que podría encontrarla entre los muertos.


Nacido en 1976, sólo tres años después de instalarse el régimen militar de Pinochet, Larraín dice que está en una misión para estudiar un tema que define la historia reciente de Chile.

 

"Debido a que no viví en esos días, quiero estar más cerca. Sentí que había algo muy importante ahí, que para mi generación no se entiende totalmente. Todavía no lo entiendo. Sigo sin entender lo que pasó”, dijo a Associated Press.

 

Post mórtem se inspiró en la historia real de un trabajador de la morgue Mario Cornejo, quien estuvo presente durante la disección del cuerpo de Salvador Allende, el Presidente chileno que fue derrocado el 11 de septiembre de 1973. Larraín invitó a Cornejo para participar como consultor del filme y tuvo una constante presencia en el set, mientras que la película se estaba realizando.

img_banner