Aventuras en paisajes naturales

Parques nacionales

La mejor forma de conocer la naturaleza de Chile es a través de sus parques nacionales. Adentrarse en bosques vírgenes, recorrer senderos montaños, descubrir lagunas sescondidas o escalar un glaciar son algunas de las experiencias que se pueden vivir en las reservas chilenas.

viernes, 13 de mayo de 2011  

El 19% del territorio de Chile está protegido como de parques o reservas naturales. Y lo mejor es que abarcan toda la geografía del país, desde los desiertos del norte, bosques costeros, hasta bosques y lagos en el sur e incluso islas completas en la Patagonia.

 

Éstas son sólo algunas de las reservas presentes en el territorio chileno. Para la lista completa de parques nacionales, te recomendamos visitar el sitio web de la Corporacion Nacional Forestal de Chile (Conaf).

Pan de Azucar. Se encuentra en la costa entre la Región de Antofagasta y la Región de Atacama. Además de las más de 40 mil hectáreas de parque, incluye la Isla Pan de Azúcar, varios islotes y roqueríos.  Se caracteriza por una gran riqueza en flora y fauna, destacando una colonia de pingüinos humboldt en la isla Pan de Azúcar. Otras especies locales incluyen al chunchungo (una de las dos especies de nutrias marinas en el mundo), el lobo marino de un pelo, además de varias aves como gaviotas, gaviotines, pelícanos y cormoranes. En cuanto a mamíferos, es posible divisar guanacos y los zorros chilla y culpeo.

La Campana. Se trata de uno de los mejores representantes de la zona central de Chile, con un agradable clima templado. Se ubica a 60 km de Valparaíso y a apenas a 160 km de Santiago. En este parque se puede encontrar la rara palma chilena, la más austral del mundo. Uno de sus más reconocidos visitantes fue Charles Darwin, quien en 1834 recorrió la zona hasta el la cumbre del cerro La Campana.


Huerquehue. Muy cerca de Pucón, en la región de la Araucanía, y en plena precordillera se ubica uno de los parques nacionales más afamados de este sector por su belleza escénica, en la que destacan miradores, lagunas y bosques de araucarias con vista al lago Caburga. Con una extensión de 12.500 hectáreas es de máximo aprovechamiento para los amantes del trekking, ya que posee varios senderos autoguiados.


Nahuelbuta. Es uno de los mejores exponentes de la biodiversidad de la cordillera de la Costa. Creado en 1939, con 6.832 hectáreas y a 164 kilómetros al noroeste de Temuco, tiene una exuberante vegetación y variada avifauna, con ejemplares de araucarias de dos mil años y espectaculares panorámicas del parque y de los volcanes andinos.


Vicente Pérez Rosales. El Lago Todos los Santos, los volcanes Osorno, el Puntiagudo y los Saltos del Petrohué son los principales atractivos de este parque de 231.000 hectáreas. Desde las riberas de Todos Los Santos se puede realizar un recorrido llamado Cruce Andino, que une a esta zona con Bariloche, Argentina, a través de embarcaciones.


Torres del Paine. Se trata del parque nacional más visitado de Chile. Cóndores, pumas, huemules y zorros, junto con caranchos, guanacos y centenares de aves, habitan cuatro ecosistemas bajo el granito de las cumbres cordilleranas.

Pero hay mucho más: saltos de agua, lagos multicromáticos, caudalosos ríos, glaciares y el imponente Campos de Hielo Sur. Son 242.242 hectáreas protegidas que atraen cada año a cien mil visitantes de todo el planeta.

Sus formidables escenarios naturales permiten observar desde fauna nativa en plena libertad hasta los impresionantes glaciares de Campos de Hielo Sur, un verdadero mar gélido que se extiende en gran parte del área protegida por Conaf.

img_banner