Deporte aventura

Deporte aventura en Chile

Los paisajes naturales de Chile invitan a la aventura. La diversidad de climas y la gran cantidad de operadoras turísticas incita a los turistas a lanzarse por los correntos ríos de la Patagonia, surfear las olas del Pacífico Sur y practicar snowboarding en las blancas laderas de los Andes.  

viernes, 13 de mayo de 2011  

La naturaleza extrema de Chile invita a practicar deportes. Sus paisajes llaman a lanzarse a la aventura: los riscos de la cordillera de Los Andes, los abundantes cerros, olas de clase mundial, ríos correntosos y frondosos bosques. Incluso algunos paisajes urbanos se pueden aprovechar para el deporte, como el caso de la competencia de biking Valparaiso Cerro Abajo

 

Son muchas las empresas y agencias turísticas que ofrecen los servicios y el equipo necesario para practicarlos, en especial en los principales destinos turísticos, como Isla de Pascua, San Pedro de Atacama, las Torres del Paine, Pucón, La Serena y Santiago.

 

Dentro de los deportes extremos, algunos de los más populares en Chile son los relacionados con la nieve. La cordillera de los Andes, a menos de una hora de Santiago, cuenta con centros de primera clase para practicar skii y snowboard en plena montaña. En el sur de Chile también hay resorts de deporte blanco, como los Nevados de Chillán y Antillanca.

 

El rafting es otro deporte extremo muy desarrollado en Chile. Los ríos del centro y sur del país son perfectos para bajarlos en balsa y la Patagonia cuenta con algunos de los mejores lugares a nivel mundial para realizar rafting. Los más experimentados también pueden bajar los ríos en kayak o en hidrospeed.

 

Para los amantes del mar, Chile cuenta con olas perfectas para el surf y vientos para el windsurf. Pichilemu (a cerca de 2:30 horas de Santiago) y las playas cercanas se han posicionado en los últimos años como un refugio para los surfistas de todo el mundo.

 

El buceo es otra buena opción en Chile. El remoto Archipiélago de Juan Fernández, a 700 kilómetros de la costa, cuenta con paisajes submarinos espectaculares y 120 especies únicas, lo que le ganó ser reconocido en 2011 por los tour operadores especializados como el mejor lugar para practicar buceo en Chile. Los otros lugares seleccionados en la lista fueron Isla de Pascua (donde se exige un certificado PADI), Los Molles y la Isla Santa María.

img_banner