Desde las aturas

Canopy en Chile

¿Qué se siente lanzarse por un barranco, sobre un tupido bosque, a más de 70 km/h y con un voclán de fondo? En el sur de Chile puedes vivir esta experiencia única en canopy.

domingo, 15 de mayo de 2011  

Una de las mejores formas de ver un bosque es desde su copa. El canopy, también conocido como tirolesa, consiste en lanzarse en una polea suspendida por cables, montados en un declive entre dos grandes árboles. En general, es una actividad que busca acercar a las personas al entorno natural, reduciendo al mínimo el impacto al medio abiente.

En Chile hay varios lugares que cuentan con las instalaciones, el equipo y los permisos necesarios para el canopy. En el centro del país, cerca de Santiago, los cables suelen cruzar barrancos y ríos en la Cordillera de los Andes. Pero es en el sur del país donde esta actividad alcanza su máximo nivel, entre bosques humedos, lagos y cascadas.

A sólo 15 km de Santiago, se encuentra el Cajón del Maipo, un valle que cuenta con varias opciones de canopy, como la Cascada de las Ánimas, el Fundo El Toyo y Geo Expediciones.

 

Más al sur, en las cercanía de Pucón y Villarica, también hay muchas empresas que ofrecen canopy. Acá el entorno es verde, repleto de árboles nativos como el coigüe, el arrayán y la lenga. En Pucón se encuentra el trayecto más largo de América del Sur: El Cóndor, con 3.500 metros de cables que cruzan dos lagunas, con tres volcanes de fondo: el Villarica, el Quetrupillán y el Lanín.

 

Otro de los mejores lugares donde lanzarse por canopy es en las cercanías de Osorno, en la Región de los Lagos.. Una de los trayectos más largos, con más de 2 mil metros en total, es Canopy Lodge, a 78 km de Osorno y 5 km de la localidad de Ensenada. Revisa este video del "Canopy Lodge" como ejemplo.

 

Recomendamos efectuar esta activdad siempre con un guía, quien entregará las indicaciones necesarias para realizarla con todas las medidas de seguridad necesarias.

img_banner