Programa regional por US$ 21 millones

Debuta en Chile plan de la UE para enfrentar desastres naturales

El objetivo es reforzar las medidas preventivas y la capacidad de respuesta en las zonas más vulnerables a terremotos y tsunamis.

lunes, 13 de junio de 2011  

Asumiendo que por cada dólar que no se invierte en preparación se deben gastar siete dólares en respuesta humanitaria cuando se produce una catástrofe, la Unión Europea (UE) lanzó en Chile un nuevo programa de preparación ante desastres naturales.

La iniciativa se enmarca en una serie de acciones estratégicas a ejecutarse en toda América del Sur, dotadas con más de US$ 21 millones hasta finales de 2012 en ayuda y que incluyen más de US$ 1 millón durante los próximos 18 meses específicamente para Chile.

Se trata de dos proyectos que fortalecerán a las comunidades más vulnerables y entregarán lineamientos a las instituciones locales para reducir los riesgos de desastres ligados a terremotos y tsunamis.

El primero de ellos contempla una sociedad en la Cruz Roja Española y la Cruz Roja Chilena, así como las autoridades, para fortalecer los sistemas regionales de protección civil en el norte del país, reforzando la capacidad de respuesta y mejorando el sistema de alerta temprana.

Además de las instituciones que recibirán apoyo, serán directamente beneficiados cerca de 6.500 habitantes de varios municipios de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

En las regiones del Maule y el Bío-Bío, el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) llevará a cabo un proyecto financiado por el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) por otros US$ 532 mil.

La intervención buscará incorporar la reducción de riesgo de desastres a toda la planificación local, para que las autoridades incluyan medidas preventivas y preparativas cuando diseñen sus planes municipales, incluidos los planes de reconstrucción de las zonas más afectadas por el terremoto de 2010.

Además, se llevarán a cabo formaciones con funcionarios locales y regionales, así como con líderes de la sociedad civil, informó la Delegación de la Unión Europea en Chile.

El programa busca sumarse a las iniciativas existentes en el país para la reducción de riesgos: en el caso del proyecto del PNUD, las autoridades locales aportarán más del 50% de los fondos del proyecto.

"El terremoto y tsunami de 2010 pusieron en evidencia algunas brechas y aspectos mejorables en la preparación de las autoridades y de las propias comunidades para responder a los desastres. Como consecuencia de ello, el sistema de gestión de riesgo en Chile decidió acometer algunas reformas y ello proporciona una excelente oportunidad para trabajar juntos", dijo el responsable de la Oficina para América del Sur del ECHO, Álvaro de Vicente.

Chile participa también en tres proyectos de ámbito sudamericano que serán ejecutados por la Organización Panamericana de Salud (OPS), Unesco y la Estrategia Internacional de la ONU para la Reducción de Desastres (EIRD).

Dichas iniciativas perseguirán, entre otros objetivos, contribuir a expandir las redes de hospitales seguros frente a desastres en el continente, fortalecer la preparación y los sistemas de alerta temprana frente a tsunamis a escala regional y promover las prioridades que se establecieron en el Marco de Acción de Hyogo, surgido de la Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastres celebrada en Japón en 2005.

img_banner