El "ojo más grande del mundo"

Chile formaliza con ESO instalación de telescopio E-ELT en Atacama

1.270 kilómetros cuadrados fueron cedidos para el funcionamiento de los complejos astronómicos en Armazones y Paranal.

martes, 18 de octubre de 2011 Categoría: Tecnología - Educación
Chile formaliza con ESO instalación de telescopio E-ELT en Atacama

El ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, y el director del Observatorio Europeo Austral (ESO), Tim de Zeeuw, formalizaron la cesión de terrenos para la instalación en el desierto de Atacama del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT).

El acuerdo incluye la donación de tierras para el complejo científico, una concesión a largo plazo para establecer un área protegida alrededor del cerro Armazones, en la Región de Antofagasta, así como el apoyo del Gobierno de Chile para su establecimiento.

El acuerdo incluye la donación de 189 kilómetros cuadrados, así como una concesión por 50 años en el área circundante que representan 362 kilómetros cuadrados adicionales, que protegerán el E-ELT de la contaminación lumínica y la explotación minera. Con los actuales 719 kilómetros cuadrados alrededor de Paranal, la superficie total protegida en todo el complejo Paranal-Armazones llegará así a 1.270 kilómetros cuadrados.

Con su espejo primario de 40 metros de diámetro, E-ELT ha sido apodado “el ojo más grande del mundo en el cielo” y estará integrado dentro del observatorio Paranal, que comprende al Very Large Telescope (VLT), el Interferómetro del VLT y los telescopios de Rastreo.

Con el inicio de operaciones previsto para principios de la próxima década, el E-ELT abordará los mayores desafíos científicos y buscará una serie de notables primicias, incluyendo el seguimiento de planetas similares a la Tierra alrededor de otras estrellas en “zonas habitables” donde podría existir vida.

Este acuerdo representa una importante contribución a la cooperación científica y tecnológica entre Chile y ESO, que han colaborado en muchos proyectos astronómicos en instrumentación y tecnología, así como en la formación de científicos, ingenieros y técnicos, con el objetivo de desarrollar aún más las capacidades en este campo en Chile.

El canciller Moreno recordó que Chile “concentra los cielos más limpios del planeta y por lo mismo alberga los más importantes centros de observación astronómica, que son parte de nuestra riqueza y nuestra contribución a la humanidad. La presencia de la ESO y del proyecto E-ELT son una importante demostración del interés de Chile en la promoción de la tecnología y la ciencia".

El Gobierno de Chile también expresó su compromiso de proporcionar apoyo a la infraestructura, tales como el mantenimiento del sistema vial que conecta los observatorios con Antofagasta, la asistencia para la conexión de Paranal a la red eléctrica nacional, así como apoyo en el estudio de posibles soluciones de suministro de energía renovable.

A cambio, ESO extiende el porcentaje acordado del 10% del tiempo de observación para las propuestas de los astrónomos chilenos para el E-ELT. Al menos tres cuartas partes de dichos proyectos serán asignados a las propuestas de astrónomos chilenos en cooperación con los astrónomos de los países miembros de ESO.