Impuestos

Chile presenta los impuestos más bajos a las empresas en América Latina. Conozca el marco tributario.

martes, 30 de junio de 2009  
Impuestos

Una de las ventajas de invertir en Chile es el marco legal y tributario que este país ofrece a la inversión extranjera, con reglas transparentes y no discriminatorias, y la no discrecionalidad con que procede la autoridad.

Desde el punto de vista de los impuestos, Chile tiene el atractivo de su baja carga tributaria corporativa. De hecho, el impuesto a las sociedades del 17% es menor al gravamen corporativo que se aplica en la mayoría de las economías europeas y es el más bajo de América Latina.

A lo anterior se añade que el sistema tributario chileno es eficiente, con baja evasión y ofrece variados incentivos a las inversiones, el comercio internacional y los servicios transfronterizos.

Además, la administración tributaria actúa de manera transparente ya que, a través de su página web, el Servicio de Impuestos Internos (SII) entrega una propuesta de declaración anual de impuestos pionera en el mundo por el alto grado de información que proporciona a los contribuyentes y también a los inversionistas extranjeros.

Residencia y domicilio, su impacto tributario

En Chile los domiciliados y residentes deben pagar impuestos sobre sus rentas de todo origen, sean chilenas o extranjeras.
Cuando se trata de sociedades el impuesto asciende a un 17% sobre la renta neta, el menor de América Latina.

Las personas naturales residentes pagan un impuesto progresivo de cero a 40% sobre la renta bruta, menos las imposiciones previsionales (las destinadas a fondos de pensiones y salud).

Domiciliados: Son todas las personas naturales que manifiestan su intención de permanecer en Chile, así como las personas jurídicas que hayan sido constituidas en el país.

Residentes: Son aquellas personas naturales (individuals) que permanecen en Chile por más de seis meses de manera continua durante un período de un año, o por seis meses discontinuos a lo largo de dos años.

img_banner