En América Latina y el Caribe

ONU ratifica a Chile entre mayores destinos de inversión extranjera

Incremento de 16,4% la temporada pasada lo situó como el tercer país más atractivo, con montos similares a México.

miércoles, 25 de enero de 2012 Categoría: Negocios - Referencias Mundiales
ONU ratifica a Chile entre mayores destinos de inversión extranjera Además de Chile, el balance anual de la Unctad resaltó el atractivo para los capitales foráneos que generaron Colombia y Brasil.

Chile se consolidó en 2011 como uno de los principales destinos de la inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe, según el último balance de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad).

Con US$ 17.600 millones, la nación austral fue el tercer predilecto, tras Brasil (US$ 65.600 millones) y México (US$ 17.900 millones), los países más poblados de la región, detalló el informe Tendencias Mundiales de Inversión.

En términos comparativos, Naciones Unidas estableció que Chile tuvo un crecimiento de 16,4% respecto de 2010, alza que solamente superaron Colombia, con 113,4% y montos totales por US$ 14.400 millones, y Brasil, con una crecida de 35,3%.

En Perú, la inversión extranjera directa registró un avance más moderado, con 7,4% y US$ 7.900 millones, mientras que en Argentina y México cayó 10% y 8,8%, respectivamente.

Las naciones en vías de desarrollo y las economías de transición atrajeron la mitad de las dineros en 2011, dijo la Unctad, añadiendo que los inversionistas “continúan viendo el atractivo de los recursos naturales de América del Sur y están cada vez están más atraídos por sus mercados en expansión”.

Fue precisamente América Latina y el Caribe la zona del globo que más interés generó para la inversión extranjera directa la temporada pasada, con un total de US$ 216.400 millones, lo que se tradujo en una expansión de 34,6%.

La Unctad estimó en US$ 1,51 billones los desembolsos en todo el planeta por este concepto, 17 % más que en 2010, y auguró un “modesto crecimiento” dados los riesgos que plantea la economía mundial.

Imagen: cortesía Pedro Peanno