Santiago se mantuvo entre las mejores ciudades para los negocios

Listado regional de AméricaEconomía tuvo a Miami y Sao Paulo como líderes entre 46 metrópolis.

martes, 18 de diciembre de 2012  
Santiago se mantuvo entre las mejores ciudades para los negocios

Ciudades chilenas ganando competitividad en medio de climas mundiales inciertos fue una de las principales conclusiones que arrojó el ranking Las Mejores Ciudades para Hacer Negocios en América Latina, de la revista AméricaEconomía.

Ubicada en el 3° puesto entre 46 metrópolis, Santiago fue la más pequeña de las ciudades encaramadas en los primeros seis lugares y subió su Índice de Competitividad Urbana (ICUR) en 3,4 puntos, mientras que el conurbano que integran Valparaíso y Viña del Mar lo hizo en 5,1, en el 13° puesto general, seis más arriba que en 2011.

“Las ciudades chilenas muestran una consistencia contracíclica, en especial en los indicadores de Marco Social y Político y Marco y Dinamismo Económico, pero también en Capital Humano, donde está implícita la medición de las competencias para innovar”, detalló el medio especializado.

“Tímidamente todavía, con iniciativas como Start-Up Chile y otras, la cultura chilena, bastante conservadora en todo orden de aspectos, incluidos los de negocios, comienza a mostrar signos de mayor soltura, libertad, desprejuicio y valoración del riesgo”, explicó el director del portal Innovacion.cl, Pablo Álvarez.

El especialista añadió a AméricaEconomía que, en la medida de que este cambio se acentúe, “se va a agregar otro factor positivo en la atracción de negocios: un ambiente proclive a la innovación”.

Sin novedades en los primeros cuatro peldaños, el ranking mostró como líderes a Miami y Sao Paulo por delante de Santiago de Chile. Más atrás, aparecieron Ciudad de México y Buenos Aires, que le arrebató el 5° a Río de Janeiro, que bajó al 6°. Cerraron el top 10 Ciudad de Panamá, Bogotá, Brasilia y Lima.

El informe indicó que las ciudades colombianas y brasileñas mostraron menor resiliencia frente a la crisis exterior y muestran elementos de desgaste de su competitividad. En el caso de las urbes mexicanas, sus signos de recuperación no impactan con toda fuerza en el ICUR.

Imagen: cortesía Pedro Peanno