7.000 bailarines reviven tradición andina en carnaval de Arica

Fiesta en el norte de Chile incluye tres días de danza sin pausa por las calles de la ciudad.

lunes, 28 de enero de 2013  
7.000 bailarines reviven tradición andina en carnaval de Arica

Por Ximena Bertin*

“Nos gusta participar porque la mayoría de nosotros somos gente aymará que disfrutamos la cultura porque vivimos en una zona fronteriza que reúne la esencia de los tres países. Somos una ciudad multicultural”, señala Rubén Catacora, director de la tradicional fraternidad TinKus Mallkus de Arica. Esta comparsa fue la encargada de inaugurar el Carnaval Andino “Con la fuerza del Sol 2013”, que en su 12° versión número, bajo el auspicio de la municipalidad local, se consolida como el más importante del norte de Chile, tanto por la cantidad de bailarines que congrega, como por el público que atrae.

Catacora relata que la devoción de su agrupación  por el baile es más antigua que este carnaval, ya que bailan desde hace 30 años en los valles interiores, representando con su danza la tradición boliviana del  tinkus o medición de fuerzas entre dos pueblos.

A los pies del Morro y frente al mar, otros siete mil bailarines, de 59 agrupaciones culturales de Arica, participaron en este espectáculo entre el viernes 26 y el lunes 28 de enero.

Constanza Viza es ariqueña, tiene 16 años y hace un año que integra la agrupación Caporales Juventud Ariaka. Se ha preparado todos estos meses sólo para participar en este carnaval y desde noviembre, los ensayos han sido diarios. En esta versión tiene un rol aún más importante, ya que fue elegida la ñusta (princesa, en aymará) de su bloque de comparsa y que bailarán caporal durante los tres días de fiesta, baile boliviano que representa  la fuerza y poderío de los capataces de antaño por sobre los indígenas.

Para Constanza, los gruesos trajes y el calor no son un impedimento. “No se siente el calor ni el cansancio, cuando uno baila lo único que se siente es el bombo y la alegría de mostrar lo mejor de uno”, afirma.

Bajo un sol abrasador, los bailarines muestran sus coreografías en ocho categorías distintas en competencia y que representan distintas tradiciones bolivia- nas, afroamericanas y de los pueblos interiores, acompañados de 32 bandas de bronce de Perú, Bolivia y Chile. El carnaval es seguido de cerca por miles de turistas que se preparan para este show. Cecilia Oyarzún es de La Florida y programó sus vacaciones para disfrutar del carnaval. “Esta es una fiesta que todo Santiago debiera conocer y los extranjeros también. Los trajes, los colores, el ritmo son hermosos, además, vienen más países y qué mejor que juntarnos como hermanos”.

Logística

Cortes de tránsito en 10 calles a lo largo de la costanera de la ciudad y la interrupción parcial de las actividades portuarias para evitar el paso de los camiones por la costanera, fueron necesarios para despejar el circuito de dos kilómetros para el paso de las coloridas comparsas. Son ciento cincuenta mil personas de todo el país y del extranjero las que se calculan disfrutaron de este carnaval, que se perfila como uno de los más importantes de la cuenca Pacífico.

El alcalde de la ciudad, Salvador Urrutia, señala que  este carnaval se caracteriza por ser la expresión de la gente que motivada por la tradición, se organiza en agrupaciones de danza, compra sus trajes y ensaya todo el año por cuenta propia, según lo aprendido de sus padres y abuelos. Asegura que a futuro se potenciará, acercándose al carnaval de Río de Janeiro.

“Estamos en el centro de la costa del Pacífico, con un sustrato cultural realmente genuino. Este no es un carnaval creado por empresas turísticas, sino que crece en forma espontánea desde la base de la sociedad ariqueña, tan influida por la cultura aymará. Eso atrae mucho a la gente. Será un imperdible para los turistas que recorran el mundo, ya que cada año crece el interés de las agrupaciones por participar”, sostiene Urrutia.

Arjen Meldenlamp es un turista holandés,  que  en su paso por Perú se enteró de este carnaval y se interesó por conocerlo. “Los colores son maravillosos, hay mucha alegría en los bailarines y ese espíritu se contagia”, relata.


*Fuente: diario La Tercera


Imágenes: gentileza Ilustre Municipalidad de Arica


img_banner